Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército detiene y expulsa al presidente de Honduras

Zelaya en rueda de prensa en Costa RicaCNN+
El presidente hondureño, Manuel Zelaya, ha sido trasladado por el Ejército hondureño hasta Costa Rica. Allí ha ofrecido una rueda de prensa junto al presidente de Costa Rica, Oscar Arias, para afirmar que había sido víctima de un "secuestro brutal". Zelaya ha pedido desde Costa Rica, a su pueblo, que defiendan la democracia y a la Comunidad Internacional que "restaure la democracia en su país".
El Poder Judicial ha mostrado su respaldo a las Fuerzas Armadas de Honduras en la detención del presidente. Y es que según han argumentado el Tribunal Supremo de Honduras autorizó la detención de Manuel Zelaya en defensa del "imperio de la Constitución".
La detención
El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, era detenido por el Ejército, pocas horas antes de que comenzara el polémico referéndum consultivo que podría permitirle seguir en el poder. Inmediatamente después de su detención, unos 300 soldados han rodeado la residencia presidencial. Desde las emisoras del país se lanzan mensajes de calma a la población, a la que se insta a permanecer en casa a la espera de una comunicación oficial por parte de una autoridad que no ha sido identificada.
La primera dama de Honduras, Xiomara de Zelaya, se encuentra escondida "en una montaña" del oriente del país, después de la detención de su marido. La ministra de Exteriores de Honduras, Patricia Rodas, se encuentra detenida y hay orden de captura contra los miembros del Gobierno del presidente Manuel Zelaya, según ha informado a la prensa el secretario personal del presidente, Eduardo Enrique Reina.
Elecciones en Honduras
Honduras celebra este domingo un referéndum consultivo sobre la Constitución que ha desencadenado un pulso entre los poderes del estado e incluso ha despertado el temor a un golpe militar.
La consulta ha sido impulsada por el presidente Manuel Zelaya pese a la oposición expresa del parlamento, del Tribunal Supremo y de las Fuerzas Armadas. El mandatario ha intentado sin éxito destituir al jefe del Estado Mayor, lo que ha aumentado la tensión en la calle.
Si Zelaya consigue la victoria podría reformar la Carta Magna para optar a un segundo mandato. Pero no cuenta ni siquiera con el apoyo de su propio partido. Pero también la oposición intenta destituirle a través de una investigación parlamentaria.
Permanencia en el poder
Esta consulta abriría las puertas a su permanencia en el poder. Y por eso la oposición ha salido a las calles para rechazarlo y ha llamado a los hondureños a no participar en la consulta de Zelaya.
La Unión Cívica Democrática, que aglutina a empresarios, políticos de oposición, iglesias y otros sectores, ha manifestado a través de una portavoz que la consulta que promueve Zelaya "es una farsa" y pide a los hondureños que "no sean parte de lo ilegal". También el comisionado de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, ha hecho un nuevo llamamiento a los hondureños a que no acompañen "la ilegal consulta popular" y recomienda "quedarse en casa".
Llamamiento a los votos
Por otro lado, el ministro de Educación, Marlon Brevé, ha querido animar a través de la radio y televisión nacionales a los hondureños a que acudan el domingo a los 15.000 puestos disponibles en el país a votar a favor de un referéndum. Un referéndum que se celebraría en noviembre, para la reforma constitucional, que incluiría la posibilidad de la reelección presidencial, entre otros.
Y el protagonista de esta historia, el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ha agradecido el apoyo dado por las distintas organizaciones regionales a su Gobierno y ha señalado que, pese a la crisis política desatada por la consulta popular del próximo domingo, la situación ya está normalizada.
Por su parte, Chávez reiteró su respaldo a Zelaya y ha querido destacar la valentía de sus últimas decisiones. El mandatario de Venezuela ha animado a los militares del Ejército de Honduras a respaldar plenamente al presidente y mostró su confianza en que las Fuerzas Armadas no cedan al "chantaje" de la Embajada de Estados Unidos