Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ejecutado con inyección letal el 'francotirador del tarot'

El preso John Allen MuhammadReuters
John Allen Muhamad, un francotirador que sembró el pánico hace siete años con el asesinato en serie de diez personas en Washington, ha sido ejecutado con inyección letal en una prisión de Virginia.
El Tribunal Supremo de EEUU rechazó, en primer lugar, la petición de John Allen Muhammad, para que se aplazara su ejecución. Posteriormente, el gobernador del estado, Tim Kaine, rechazó la apelación de sus abogados que pedían clemencia por Muhamad, por lo que como estaba previsto a las 21.00 hora local fue ejecutado en el centro penitenciario de Greensville.
Muhammad, de 48 años, y el joven Lee Boyd Malvo, que ahora tiene 24 años, fueron detenidos después de 13 ataques durante tres semanas, en las que asesinaron a 10 personas y sembraron pánico en la capital de EEUU y sus alrededores.
La serie de ataques, la mayoría contra personas que repostaban en gasolineras, ocurrieron apenas un año después de los atentados terroristas del 11 de septiembre, lo que contribuyó a sembrar el pánico en los alrededores de Washington y que se recomendara, incluso, que los niños no salieran al patio de las escuelas durante el descanso.
Condenado a muerte
Muhammad fue condenado a muerte por uno de los 10 homicidios. La ejecución mediante inyección letal se ha llevado este martes en el Centro Correcional Greensville, en Virginia.
Los abogados de Muhammad habían presentado el jueves pasado una solicitud ante el Tribunal Supremo para que se postergara la ejecución con el argumento de que, durante el juicio, su cliente estaba paranoico. Los abogados defensores alegaron que Muhammad sufre una enfermedad mental y daño cerebral causado, en parte, por las palizas que recibió cuando era niño.
Según los abogados, cuando se preparaba para el juicio en 2003 Muhammad "no recordaba los acontecimientos que rodearon los crímenes", y creía que era víctima de una trampa.
También creía que era un profeta y dijo que Malvo había descubierto una cura de hierbas contra el sida. Asimismo afirmó que las Fuerzas Armadas le habían dado instrucción en "combate urbano" en "academias secretas".
Rusia debate restaurar la pena de muerte
Por otra parte, el Tribunal Constitucional ruso comenzó este lunes a deliberar si se restaura la pena de muerte en el país tras una moratoria de trece años en las ejecuciones que expira en menos de dos meses.
El representante del presidente ruso, Dimitri Medvedev, ante el Constitucional, Mijail Krotov, subrayó que "abandonar la pena de muerte es uno de los objetivos de las reformas judiciales que se están llevando a cabo en el país", admitiendo, sin embargo, que podría llevar tiempo.
"La posición no ha cambiado", aseguró Krotov durante la audiencia, aclarando que "la posición del Estado y del jefe del Estado es una abolición fase a fase de la pena capital".
Según los sondeos, entre el 65 y el 74% de los rusos están a favor de que se reanuden las ejecuciones, que antes de la moratoria se llevaban a cabo con un disparo en la nuca. Rusia se comprometió a abandonar la pena de muerte en 1997, cuando firmó un protocolo de la Convención Europea de Derechos Humanos, pero nunca ha ratificado el documento, aduciendo la fuerte oposición de la población a esta medida.