Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Ciencias o letras?

Miran, escuchan, preguntan, toman notas. Miles de estudiantes se han pasado estos días por la feria Aula 17 que se ha celebrado en Madrid y en la que cerca de 400 universidades y centros de estudios les ofrecen una formación para el futuro.

Óscar Sanz, de la Oficina de orientación al estudiante de la Universidad Autónoma de Madrid afirma que los jóvenes preguntan mucho por las salidas de los estudios que les gustan pero afirma, y así se lo dice a los estudiantes, que no son las carreras las que tienen salidas sino las personas y que lo importante es que se lo tomen en serio y se esfuercen. En serio, desde luego, se lo toman según Juan Luís Nogueras, Coordinador de la Casa del Estudiante de la Universidad Complutense de Madrid, porque, dice, los chavales se preocupan por su carrera, pero también por el postgrado, el empleo o la investigación, algo que, afirma, podría parecer que les queda muy lejos pero que ya les preocupa.

La estadística dice que un 56% de los estudiantes se decantará por carreras de letras, el resto, casi el 44% optará por las ciencias, la salud y las ingenierías y los números dicen también que los segundos lo van a tener más fácil para encontrar trabajo. Ingeniería electrónica sólo tiene un 2% de paro, un ratio muy similar al de medicina. Sin embargo, casi la mitad de los licenciados en filología francesa están en paro y cifras similares tienen carreras como Historia del Arte o Ciencias del Mar. Por eso hoy muchos jóvenes se fijan en estudios tecnológicos, como Nacho Pérez, que estudia cine en la Universidad Camilo José Cela, él cree que el futuro puede estar a la vuelta de la esquina y es uno de esos jóvenes que quieren ser los primeros en llegar a trabajos que aún no existen pero que están convencidos, están al llegar. Laura Raya, Directora de programas de Realidad Virtual de la U-TAD afirma que esos trabajadores pioneros tendrán más opciones de encontrar trabajo, también de negociar las condiciones, aunque, reconoce, serán ellos los que tendrán que inventar esas industrias del futuro, algo que, por otro lado, cree que puede ser un reto muy bonito. 

Industrias como la inteligencia artificial, la realidad virtual, la robótica, el 'Big data', la cibersegurirdad, también otras como el diseño de videojuegos que las universidades ya han comenzado a ofertar. Belén Mainer, Directora del Grado de Creación y Narración de Videojuegos de la Universidad Francisco de Vitoria afirma que el mundo está cambiando y que con él tiene que cambiar también la Universidad para ofrecerle a los alumnos y a la sociedad lo que van a necesitar en el futuro.

Con todo eso en mente, es a los jóvenes a los que les toca decidir. Por delante años de estudio y después lo más difícil, entrar en un mercado laboral muy diferente al que conocieron sus padres. Javier Cámara, CEO de la red social de Networking Bebee dice que los trabajos fijos cada vez serán más raros y que a los profesionales del futuro no les bastará con un buen currículum, tendrán que venderse como profesionales y desarrollar su marca personal.