Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU ejecuta a un preso ante un pelotón de fusilamiento

Ronnie Lee Gardner, un preso fusilado en EEUUCuatro/CNN+
El preso Ronnie Lee Gardner ha sido ejecutado en EEUU ante un pelotón de fusilamiento, un método que eligió el propio reo y que no se había utilizado desde 1996, informa la cadena CNN.
Gardner, de 49 años y que había sido condenado por asesinato, ha sido fusilado en la prisión estatal de Utah, en las afueras de Salt Lake City, a las 00.20 hora local (6.20 en la España peninsular).
Ronnie Lee Gardner ha fallecido atado a una silla, con la cabeza cubierta con una capucha y una diana colgada del pecho, todo por elección propia. Cinco agentes han ejercido de verdugos con el visto bueno del Departamento de Prisiones.
Los cinco iban armados con rifles del calibre 30, pero solamente cuatro han disparado balas reales, el otro lo ha hecho con fogueo. Al decidir la forma de morir, Gardner "lo eligió porque creía que era más humano" ha señalado el abogado.
Tras agotar todos los recursos
La Corte Suprema de EEUU denegó horas antes la suspensión de la ejecución solicitada por el preso Ronnie Lee Gardner. El gobernador de Utah, Gary Hebert, también descartó conceder la suspensión de la ejecución.
Gardner fue condenado a la pena capital por matar a un abogado estadounidense en 1985 cuando trataba de fugarse del tribunal en el que era juzgado como presunto autor de la muerte del propietario de un bar, un crimen por el que también fue declarado culpable.
El pasado mes de abril, el preso solicitó ser ejecutado por un pelotón de fusilamiento. A pesar de que Utah prohibió este tipo de ejecuciones en 2004, las autoridades estatales aceptaron la petición del recluso porque había sido condenado a muerte antes de que se derogara este tipo de ajusticiamiento.
Un total de 38 Estados de EEUU mantienen la pena de muerte en su legislación, según datos de Amnistía Internacional, pero tan solo el estado de Oklahoma permite actualmente la ejecución por fusilamiento.