Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dura autocrítica del FMI durante la etapa de Rato por obviar la magnitud de la crisis

Un informe de la Oficina de Evaluación Independiente (OEI), que controla la labor del FMI, carga duramente con la gestión del organismo al no prever la crisis económica. El Fondo Monetario Internacional proporcionó "pocos avisos claros" sobre los riesgos y las debilidades ligados a la última crisis financiera que se cernía sobre la economía mundial antes de que ésta estallara.
En un informe sobre su comportamiento entre 2004 y 2007, los años anteriores a la crisis financiera y económica, la OEI considera que, durante el periodo previo a la crisis, el mensaje bandera de la vigilancia del FMI se caracterizó por su "excesiva confianza en la solidez y la resistencia de las grandes instituciones financieras" y en la aprobación de las prácticas llevadas a cabo en los principales centros financieros.
En su opinión, la institución, que fue dirigida por el español Rodrigo Rato entre 2004 y 2007, restó importancia a los riesgos relacionados con el 'boom' inmobiliario' y a las innovaciones financieras, así como a la necesidad de una mayor regulación para hacer frente a estos riesgos.
Asimismo, señala que la capacidad del FMI para identificar los crecientes riesgos se vio obstaculizada por una serie de factores como "un elevado grado de pensamiento de grupo, una captura intelectual y un pensamiento generalizado de que una gran crisis financiera en las economías avanzadas era improbable". "Un gobierno interno débil y una cultura institucional que desalienta visiones contrarias también jugaron un papel importante", añade.
Recomienda "cambios adicionales"
El director de la OIE, Moises Schwartz, destaca que el FMI ya ha tomado algunas medidas para mejorar la vigilancia, pero añade que, sin embargo, son necesarios "cambios adicionales" para reformar la cultura, la manera de gobernar y las prácticas del FMI para que esté mejor preparado de cara a enfrentarse a futuros desafíos.
En este sentido, defiende que, aunque el informe se centra en el sector financiero, la mayoría de las recomendaciones están relacionadas con cambios institucionales que mejorarán la capacidad de la institución de detectar riesgos y vulnerabilidades que podrían ser causa de futuras crisis.
Desde el FMI, han respaldado "ampliamente" las recomendaciones de la oficina de evaluación, y su director gerente, Dominique Strauss-Kahn, ha agradecido a la OIE las "ideas constructivas que propone". Además hace hincapié en que hay espacio para nuevos avances y que la revisión trienal de la vigilancia que tendrá lugar en septiembre considerará medidas adicionales.
En un comunicado, recuerda que el Fondo reconoció con anterioridad que no había avisado de la crisis "con suficiente antelación" y de manera efectiva y clara. Además señala que el informe es coherente con el propio análisis de la institución y que las reformas iniciadas recientemente se dirigen directamente en la línea que marcan estas recomendaciones.