Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite un obispo belga por presunta relación con abusos sexuales a menores

Obispo acusado de pederastia en belgicacuatro.com
Un obispo de Bélgica, cuya identidad no ha sido aún confirmada oficialmente, ha presentado su renuncia por su vinculación con un presunto caso de abusos sexuales, según han informado los medios locales, que señalan al prelado de Brujas, monseñor Roger Vangheluwe, de 73 años de edad, como el obispo dimitido.
La Conferencia Episcopal belga hizo saltar las alarmas en la tarde del jueves al convocar una rueda de prensa para hoy, en la que han anunciado la dimisión de un obispo, sin aclarar su identidad ni los motivos.
La Agencia Belga y el diario flamenco 'Het Laatste Nieuws' aseguran que la identidad del dimitido corresponde al obispo de Brujas y citan fuentes cercanas al afectado para asegurar que su renuncia se debe a "hechos graves".
Cuatro dimisiones en menos de una semana
Las vejaciones a menores siguen desgastando a la cúpula de la Iglesia Católica, en apenas cinco días la Santa Sede ha anunciado el cese de cuatro obispos. La primera noticia llegaba desde Miami, donde el prelado fue sustituido de forma inmediata tras reconocer haber ocultado hasta 45 casos de pederastia.
Ayer engrosaban la lista de acusados un prelado irlandés, James Moriarty de 70 años, y el obispo alemán Walter Mixta de 69. Moriarty es el tercer obispo irlandés que renuncia a su cargo en menos de tres meses. Primero fueron los clérigos de Limerick, Donald Murria, y el de Cloyne, John Magee que presentaron sendas renuncias ante el Papa, Benedicto XVI tras de conocerse su vinculación con este tipo de delitos. Moriarty se puso a disposición del pontífice en diciembre del pasado y el Papa ha aceptado su renuncia esta misma semana.
Mixta, obispo de Augsburgo, presentó su dimisión tras reconocer haber maltratado a niños en una escuela infantil. Sin embargo, su confesión se limitaba a admitir haber repartido un par de bofetadas, lo que se contradice con testimonios de víctimas directas que aseguran haber recibido palizas brutales.