Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dilma Rousseff, primera presidenta de Brasil

Dilma Rousseff, primera presidenta de BrasilReuters
La elegida en las elecciones del domingo como nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha agradecido al pueblo brasileño su apoyo en la votación, al tiempo que ha calificado su triunfo como una "demostración del avance democrático" de su país porque "por primera vez una mujer va a presidir Brasil".
"Mi primer compromiso: honrar las mujeres brasileñas para que este hecho hasta hoy inédito se convierta en un hecho natural", ha dicho al respecto en su primer discurso tras conocerse su victoria electoral. "Mi alegría es aún mayor debido al hecho de que la entrada de una mujer en la Presidencia de la Republica se da a través del voto", agregó, en relación a lo cual ha subrayado los valores y derechos democráticos, entre ellos "la vivienda digna y la paz social".
Asimismo, la miembro del Partido de los Trabajadores ha prometido "velar por la libertad de prensa, la libertad religiosa y de culto, por la observación permanente de los Derechos Humanos, por nuestra constitución". "Es increíble la capacidad de crear de nuestro pueblo, por eso refuerzo mi compromiso fundamental de mi campaña: la erradicación de la miseria", ha aseverado Rousseff. Concretamente, ha apuntado a los niños y jóvenes con discapacidades y a los desempleados como los grupos de población que más atención deben recibir.
Para la consecución de dicha meta ha instado a todos los estamentos y "personas de bien" del país a perseguir el mismo objetivo. En su opinión, Brasil no debe descansar "hasta que no haya gente pasando hambre, niños en las calles, mientras reine la droga".
Respecto a las política económica, Rousseff, que asumirá el cargo el 1 de enero de 2011, ha resaltado que "cada vez son más importantes" las políticas propias, si bien matizó que tanto ella como el vicepresidente electo, Michel Temer, van a fomentar la "amplia apertura" de las economías del mundo.
También sobre la economía nacional, ha prometido establecer "reglas mucho más claras y cuidadosas" y evitar "la especulación desmedida". Para ello actuará con firmeza en los foros internacionales. Además valorará al "emprendedor individual" y construirá "modernos mecanismos de perfeccionamiento económico", como infraestructuras e instalaciones energéticas.
"Todos los compromisos que he asumido los voy a perseguir de manera delicada y cuidadosa", garantizó Rousseff, que durante toda la campaña ha sido la protegida del presidente saliente, Luis Inácio Lula da Silva.
Agradecimientos
Por último, y después de dar las gracias al pueblo de Brasil, ha tenido palabras de agradecimiento para las clases políticas que la han respaldado, y especialmente para Lula. "Haber aprendido con su inmensa sabiduría son cosas que se guardan para toda la vida", ha dicho del popular dignatario, y agregó: "llamaré mucho a su puerta y estoy segura y tengo la confianza de que siempre la encontraré abierta".
Igualmente ha agradecido el papel de "la prensa brasileña y extranjera" pese a que algunas de las noticias publicadas la dejaron "triste". "Prefiero el ruido de la prensa libre al silencio de las dictaduras", ha argumentado.
Por otro lado, Dilma Rousseff ya ha recibido la felicitación de presidentes europeos como el presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de Francia, Nicolas Sarkozy.
Zapatero se ha comprometido a seguir trabajando para que se mantenga la "magnífica" relación de España con su país y ha trasladado a Rousseff los mejores deseos de éxito en su nombre y en el del Gobierno y en el de todos los españoles.