Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz Ferrán contra el reloj

El copropietario de Marsans y presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio Gonzalo Pascual confían en que el crédito impagado de 26,5 millones de euros que mantienen con Caja Madrid "dejará pronto de ser un problema" gracias a las garantías adicionales que prevén presentar a la entidad, según informan fuentes conocedoras de la negociación. Aunque tienen de plazo hasta hoy viernes para avalarlo.
"La caja está buscando formas de asegurarse de que va a cobrar el dinero prestado y mantiene el mismo grado de exigencia ante Díaz Ferrán y Pascual que con cualquier empresario, ya sea grande o pequeño", indican fuentes cercanas al consejo de Caja Madrid.
Gonzalo Pascual presentará las garantías al director general de Negocio de Caja Madrid, Matías Amat, encargado de las negociaciones. En caso de que no le parezcan suficientes, Amat dará 'luz verde' al equipo jurídico para que inicie la ejecución de los avales presentados, entre los que figuran propiedades que forman parte del patrimonio personal y familiar de ambos empresarios.
La caja que preside Miguel Blesa cree que no basta con una garantía hipotecaria y exige también como prenda las acciones de la filial de Marsans que es titular de la concesión del transporte interurbano de Alcalá de Henares.
Algunos consejeros de la caja consultados han expresado su malestar por haberse enterado "muy tarde" del impago de Díaz Ferrán, y no descartan que sea el nuevo equipo de gobierno de la entidad que surja de la asamblea del día 28, y que capitaneará Rodrigo Rato, el que tenga que resolver el pago de esta deuda.
Diligencias para estudiar la estafa de Air Comet
Por otra parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha abierto diligencias para investigar la posible "conducta defraudatoria" de la compañía Air Comet, propiedad del presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, denunciada por los consumidores tras el cese de operaciones de la aerolínea el pasado 21 de diciembre. l