Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos tres presuntos etarras y hallados 75 kilos de explosivos en Guipúzcoa

Nuevo golpe a la banda terrorista ETA. La Policía Nacional ha detenido a tres presuntos etarras, no fichados por las Fuerzas de Seguridad del Estado, en el marco de una operación antiterrorista dirigida por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, en la localidad guipuzcoana de Usurbil.
Los agentes han realizado registros en sus viviendas en las que han localizado 75 kilos de explosivos. En concreto, el comando guardaba 65 kilos de nitrato, 10 kilos de polvo de aluminio, 25 metros de cordón detonante, diverso material destinado a la confección de dispositivos y un juego de grilletes junto con teléfonos móviles y dos walky-talkies.
Los detenidos, Olatz Lasagabaster, Ainara Vázquez y Patxi Uranga, habían recibido el material en una sola entrega procedente de Francia. El explosivo estaba dividido en diversos paquetes según el tipo de sustancia y estaba listo para abastecer a los 'comandos' de la organización terrorista ETA, lo que ha sido evitado.
Además, se ha requisado numerosa documentación que albergaba un manual de lucha callejera, material de propaganda de ETA, varios ordenadores y gran cantidad de material informático.
Listos para actuar
Las primeras hipótesis señalaban que los detenidos estarían vinculados a varios de los atentados cometidos contra las obras y empresas del proyecto del Tren de Alta Velocidad (TAV) vasco, la conocida como 'Y vasca'.
Sin embargo, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, ha explicado que los tres presuntos miembros de ETA detenidos formaban un comando "armado" de miembros legales "en condiciones de actuar" de manera "inminente", para lo que contaba con "todo lo necesario". No obstante, aún no habían desarrollado ninguna actividad.
Por tanto, este operativo no tiene, en principio, vinculación con la investigación del atentado que costó la vida al inspector Eduardo Puelles el pasado viernes en Arrigorriaga (Vizcaya).