Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un presunto etarra en Guipúzcoa

Agentes de la Guardia Civil han detenido este sábado en Guipúzcoa a un etarra que iba en bicicleta y que se encontraba armado.
La detención se ha producido en un control rutinario del Grupo Antiterrorista Rural (GAR) de la Guardia Civil entre las localidades de Asteasu y Villabona. El terrorista portaba además documentación falsa.
No es la primera vez que los miembros de la banda terrorista utilizan este medio de circulación para pasar desapercibidos.
Con esta detención ya son 16 los detenidos por su relación con la banda terrorista ETA en los que va de año. Once de ellos en España, dos en Portugal y tres en Francia.
El presunto etarra llevaba planos del País Vasco, según han indicado fuentes de la investigación que, no obstante, han precisado que la documentación incautada no indica que tuviera intención de llevar a cabo alguna acción terrorista de forma inmediata.
Las fuentes, que no han precisado una localización más exacta de lo que reflejaban los planos, que no contenían anotaciones, han señalado que al detenido, Ibai Beobide Arza, se le ha incautado también un pen-drive que está siendo analizado por los agentes que han procedido a su detención.
El arrestado llevaba una mochila en la que además portaba un saco de dormir, ropa y herramientas.
Tras ser detenido, Beobide fue trasladado a un centro médico debido a que, según las fuentes, intentó autolesionarse, y allí ha facilitado su identidad al médico que le atendió.
Los investigadores de la Guardia Civil relacionan a Ibai Beobide Arza, un vizcaíno presuntamente "liberado" de la organización terrorista, con la colocación de una furgoneta-bomba cargada con unos 100 kilos de explosivos junto a la sede central de EITB, en Bilbao, que causó serios daños a las instalaciones del ente público vasco pero no ocasionó víctimas