Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas 12 personas e intervenidos 47.444 bakugan falsos, juguetes valorados en un millón de euros

La Policía Nacional deteiene a 12 personas e interviene 4.774 bakugan falsoscuatro.com
Agentes de la Policía Nacional han detenido a doce personas e intervenido 47.444 bakugan falsos, unos juguetes chinos valorados en un millón de euros y que ya habían sido 'colocados' en librerías y papelerías de toda la región, ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid.
La mercancía estaba almacenada en un polígono industrial madrileño y se ofertaba únicamente a compradores de confianza. Estos clientes mayoristas adquirían el producto por una cantidad que oscilaba entre los quince y los noventa céntimos de euro, muy por debajo de su precio de mercado.
La investigación, que comenzó en el pasado mes de septiembre, descubrió que cuatro individuos originarios de China eran los encargados de importar los juguetes en contenedores. Los productos solían hallarse ya empaquetados en 'blister' (envases de plástico) aunque en ocasiones llegaban al país en 'bruto' para ser posteriormente embalados.
El precio final: 30 euros
Cuando la mercancía alcanzaba territorio nacional, los detenidos la almacenaban en un polígono industrial situado en una localidad madrileña, al que acudían clientes procedentes de toda España. Desde esta nave ofertaban muestras, únicamente a determinadas personas, camufladas como adornos para finalmente realizar la venta en la vía pública desde un vehículo.
Estos clientes mayoristas se habían ganado la confianza de los importadores y actuaban como 'comerciales', de manera que ofrecían el producto en puestos de mercadillo o, incluso, en otros establecimientos legales.
La organización lograba con esta actividad elevadas ganancias, dado que tras adquirir el producto por un máximo de 90 céntimos de euro lo vendían a los establecimientos por entre cinco y quince euros y, finalmente, se vendían los juguetes al público por una cifra que iba de entre diez a treinta euros, como el precio de los originales. Los detenidos, tanto importadores como distribuidores, han sido acusados de un presunto delito contra la propiedad industrial