Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desmantelada una red de 'ciberestafadores' que se hacían pasar por todo tipo de entidades

21 Días...cuatro.com
La Policía ha detenido a diez personas que integraban una red de 'ciberestafadores' que envió más de medio millón de correos electrónicos "phising" (estafa a través de Internet) con los que podrían haber llegado a defraudar cerca de 800.000 euros a más de un centenar de perjudicados.

Los arrestados, de origen rumano, enviaron los correos a través de la Red suplantando la página de un servicio público y otra de una empresa de envío internacional de dinero para obtener miles de identidades con las que realizar compras, crear perfiles en portales de subastas, abrir cuentas bancarias o contratar servicios.
Otro de sus mecanismos para obtener identidades era la publicación en Internet de anuncios de falsas ofertas de trabajo y también creaba páginas de tiendas virtuales ficticias, donde exponían ofertas de productos que tampoco llegaban al comprador.
Un grupo organizado
El grupo estaba perfectamente estructurado y el jefe coordinaba y controlaba permanentemente a todos los miembros, llegando a vigilarles de tal manera que "rozaban extremos de semiesclavitud", ha informado la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil.
Hasta el momento se han localizado setenta denuncias de particulares, pero la Policía cree que esta cifra se incrementará, ya que los agentes han identificado a más de un centenar de personas que habían realizado compras a los perfiles creados por la red en tiendas virtuales y portales de subastas.
Los correos "trampa" remitidos por la organización habían sido enviados desde un servidor alquilado a una empresa de "hosting" (alojamiento web), contratado con nombre falso y manejado de forma remota desde la red de telefonía móvil. Este servicio era pagado también fraudulentamente con una tarjeta de crédito australiana.