Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desenfreno 'punk' en el arranque del WOS con Thee Oh Sees

Con el 'sold out' de los californianos The Oh Sees arrancó este miércoles en Santiago el WOS Festival, que se prolongará hasta este domingo con citas de lo más diverso y en diferentes espacios de la capital gallega.
En el primer día de conciertos --el martes ya hubo proyección en Numax--, The Oh Sees demostraron capacidad de convocatoria, tras su paso por el Primavera Sound y Paredes de Coura, entre muchos otros festivales.
Los de John Dwyer llevaron el desenfreno a la terraza de la Fundación Granell, donde un público entregado saltó y bailó con temas de su último álbum, 'A Weird Exits', como 'Ticklish Warrior' y 'Plastic Pant', pero también con otros anteriores como el 'Contraption/Soul Desert' del disco 'Carrion Crawler/The Dream' de 2011 con el que acabó el recital.
Un recital de 'punk' con guitarras rabiosas y baterías frenéticas --dos miembros de la banda a los platos-- de un grupo cuyo bajista dejó muy claro sobre el escenario su espíruto, con el lema 'Trump is my sex slave' estampado sobre su camiseta.
En resumen, un concierto que supo a poco y del que poco se pudo criticar. Dwyer concedió una primera media hora insuperable, armado de su guitarra a modo de bayoneta, a veces, como si de un violín se tratase, en otras.
Tras unos 20 minutos de relativo descanso en los que reinó la psicodelia con el líder del grupo de espaldas y jugando con el sintetizador vinieron otros 20 finales de descontrol, barullo y distorsión: The Oh Sees dejan el listón bien alto para el resto de bandas y artistas que conforman el programa del WOS.