Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulan una red que vendía cocaína a través de Internet

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo de narcotraficantes que usaba foros, redes sociales y publicidad en Internet para contactar con compradores de cocaína. Dentro de la operación, desarrollada en Sevilla, han detenido a ocho personas y se han incautado de 15 kilogramos de cocaína.
La investigación se inició el pasado mes de abril. Las primeras pesquisas se realizaron a partir de informaciones que apuntaban a personas que realizaban ventas directas a consumidores a través de Internet. Para ello se valían de contactos obtenidos a través de publicidad insertada en páginas web de anuncios o mediante conversaciones en foros y redes sociales de Internet.
Los agentes lograron identificar en una primera fase, realizada en el mes de julio, a varios individuos que introducían sustancias psicotrópicas procedentes de Holanda. Entonces, los policías se incautaron de más de 1.500 gramos (7.000 comprimidos) de MDMA en la isla de Ibiza.
Las indagaciones realizadas permitieron a los investigadores comprobar que los miembros de la red realizaban frecuentes viajes entre las ciudades de Madrid y Sevilla. De este modo, averiguaron que, en una finca situada en la localidad sevillana de Utrera, tenían un completo laboratorio clandestino, donde trataban y manufacturaban la droga.
Laboratorio en Sevilla
A principios del mes de noviembre, con la participación del Grupo Operativo Especial de Seguridad de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental, se procedió a la entrada y registro del inmueble y se detuvo a los ochos componentes del grupo.
Los investigadores incautaron en el domicilio 15 kilogramos de cocaína, diez de ellos en base y cinco en proceso de precipitación para su conversión en clorhidrato. Además, se intervinieron 180 kilos de diferentes productos químicos, dos armas de fuego, una pistola-bolígrafo, diversa munición y numerosos efectos utilizados para el proceso de elaboración del estupefaciente como una prensa hidráulica, dos rollos de papel secante, dos bolsas de fibra transparente, mascarillas y guantes entre otros objetos.