Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulan un grupo de narcotraficantes que introducía cocaína en contenedores a través del Puerto de Valencia

Efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han desarticulado un grupo de narcotraficantes que introducía cocaína en contenedores a través del Puerto de Valencia, sin que lo supieran los legítimos propietarios. Contaban con una completa infraestructura para recuperar el estupefaciente y volver a precintar el contenedor para no levantar sospechas.
Según ha informado Jefatura en un comunicado, esta operación ha culminado con la detención de 18 personas que conformaban las diferentes ramas de la organización, la mayoría de ellas en la ciudad de Valencia; así como con la aprehensión de 2.227 kilos de cocaína, 56.000 euros, siete vehículos de alta gama, nueve armas de fuego, tres de fogueo, 514 cartuchos, 33 teléfono móviles y tres ordenadores.
Los detenidos utilizaban el procedimiento del 'gancho ciego', que consiste en la introducción de no muy grandes cantidades de estupefaciente en el contenedor sin el conocimiento del auténtico remitente o destinatario. Es a la llegada del contenedor al Puerto cuando se recupera la droga y, de esta manera, se evita que nadie conozca la manipulación del envío.
El punto de entrada de la droga era el Puerto de Valencia, donde los detenidos contaban con una completainfraestructura para recuperar el estupefaciente y volver a precintar el contenedor para no levantar sospechas.
Contactos en Sudamérica
La organización se asentaba en Valencia pero contaba con contactos en Sudamérica para la importación de grandes cantidades de cocaína vía marítima y su introducción en España por el Puerto. Los narcos también disponían en este puerto de una estructura, imprescindible en el organigrama de la organización, formada por varios trabajadores de una de las terminales, que podrían llegar a obtener hasta 150.000 euros por cada operación.
Las tareas partían desde la colocación de los contenedores contaminados de sustancia estupefaciente, facilitar información sobre la llegada, ubicación de los mismos o extraer materialmente la droga y sacarla del recinto portuario para entregársela a los organizadores del envío, según las mismas fuentes
Durante el desarrollo de las investigaciones, que han tenido varias fases, se han producido diferentes incautaciones de estupefaciente introducido en España mediante este 'modus operandi'. Así, en marzo se interceptaron 287 kilos de cocaína, en julio 243, en septiembre 94 y así hasta alcanzar el total de los 2.227 kilogramos intervenidos en la operación.