Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una red que utilizaba bebés para introducir droga en España

La Guardia Civil, en la denominada operación "Bedú", desarrollada en Málaga, Cádiz y Ceuta, ha desarticulado una organización dedicada al tráfico de drogas y de vehículos robados en la Costa del Sol, que utilizaba bebés para pasar la aduana e introducir hachís en España oculto en los carritos de los niños. Hay 21 personas detenidas y otras 13 han sido imputadas.
Según informa la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, los 21 detenidos y los 13 imputados, que ocultaban la droga bajo los asientos de los carricoches, son de nacionalidad chilena, marroquí, española, francesa y británica.
Trasladaban la droga en carritos
La organización estaba compuesta por tres células perfectamente estructuradas y organizadas, que actuaban de forma independiente con el fin de dificultar la labor de los investigadores.
Uno de estos grupos utilizaba bebés recién nacidos o de pocos meses para introducir la droga en España. Para evitar ser detectados, escondían la droga bajo el colchón de los carritos de los niños, los cuales pasaban dormidos por la aduana. Una vez introducida la droga en España, los arrestados acondicionaban dobles fondos en vehículos robados para trasladar posteriormente la droga hasta Francia.
Cocaína en chocolate
Otra célula de la organización se dedicaba a la introducción de cocaína oculta en tabletas de chocolate, mediante su envío por correo postal desde Chile, usando a otros miembros de la organización para que recogieran los paquetes en los domicilios establecidos para ello. De esta manera, evitaban el riesgo de ser sorprendidos con los paquetes de droga al intentar cruzar por los controles de los aeropuertos.
Robo de coches

Por último, otro de los grupos se dedicaba al hurto de vehículos o a la receptación de otros vehículos robados que, tras ser maquillados, eran trasladados a Ceuta para ser introducidos en Marruecos. En algunas ocasiones, desmontaban totalmente los vehículos para introducirlos como piezas de desguace o de segunda mano.
Entre el material intervenido se encuentran 300 gramos de cocaína, más de 1.600 kilos de hachís, numerosos teléfonos móviles, ordenadores portátiles y otros efectos electrónicos, además de 11 coches robados y 56.500 euros en efectivo.