Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una banda que llevaba a jóvenes nigerianas a Alemania para prostituirlas

La Policía Nacional ha detenido, en colaboración con la Policía Criminal de Alemania, a 54 personas en una operación internacional contra la falsificación documental y la inmigración ilegal. Falsificaban a gran escala todo tipo de documentos que se destinaban a la introducción de ciudadanas nigerianas en Alemania para explotarlas sexualmente bajo amenazas de vudú.
Según informa la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, se han efectuado más de 20 registros en diferentes provincias españolas y cinco ciudades alemanas. En total se han practicado 53 arrestos en España y uno más en Alemania.
Falsificación de documentos
La investigación se inició a principios de 2009, cuando se detectó la presencia de un hombre que se dedicaba a falsificar todo tipo de documentos, como pasaportes, tarjetas de residencia y de trabajo, certificados de antecedentes o permisos de conducir, y a distribuirlos por diversas provincias españolas.
Semanas más tarde se recibió una solicitud de colaboración de la policía de Alemania para localizar a una persona, pareja de una mujer nigeriana que realizaba funciones de encargada en clubes de alterne de aquel país. Este individuo, especializado en falsificar documentos de viaje, resultó ser la misma persona que estaba siendo investigada en España por los agentes de la Policía Nacional.
A partir de ese momento se centraron las pesquisas sobre los responsables de la organización, que residían en la localidad madrileña de Fuenlabrada y que distribuían documentos falsos por numerosas provincias españolas.
Explotación sexual
Gran parte de las falsificaciones eran utilizadas para facilitar la entrada ilegal de ciudadanos nigerianos en Alemania y España. Gracias a las falsificaciones servidas, la organización contaba con los medios necesarios para introducir desde Nigeria a jóvenes mujeres a quienes amenazaba con prácticas de vudú para explotarlas sexualmente.
Entre los efectos intervenidos en los registros realizados se encontró diversa documentación fraudulenta como 300 certificados falsos y 44 sellos también falsificados, moldes para simular documentos, seis tarjeteros para plastificar, diverso material informático, 8.310 euros en efectivo, 100 gramos de heroína, 30 piezas de joyería y efectos de vudú.