Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una banda dedicada a la explotación sexual de mujeres rusas en Lleida

La Policía Nacional, en colaboración con las autoridades rusas, ha desarticulado en Lleida a un grupo organizado compuesto por españoles y ucranianos dedicado a la explotación sexual de mujeres extranjeras, según han informado fuentes policiales.
En la operación, los agentes han detenido a ocho personas por presuntos delitos relativos a la prostitución, favorecer la inmigración ilegal, asociación ilícita y derechos contra los trabajadores. Integrantes de este grupo regentaban clubs de alterne en Lleida, donde llevaban a cabo la explotación sexual.
Entre ellos, la Policía ha arrestado a un trabajador de la Oficina Única de Extranjeros de Lleida por presunta revelación de secretos.
La operación se inició en julio de 2009 a partir de una investigación conjunta entre las policías española y rusa respecto a una red organizada de trata de mujeres para su explotación sexual en las provincias de Lleida, Granada y Almería.
Las víctimas eran captadas en sus países de origen, prioritariamente entre mujeres de clase media-baja, con familiares a su cargo, para aprovechar su estado de necesidad. Eran trasladadas a España por miembros del grupo, empleando un visado de turista y adquiriendo una deuda de 3.000 euros.
Una vez en España eran explotadas sexualmente en clubs de alterne. La policía ha averiguado que uno de estos locales estaba en Lleida, y en una inspección identificó a ocho rusas que eran explotadas sexualmente, y se detuvo al administrador y la encargada del local por delitos contra los derechos de los trabajadores.
En dos inspecciones más en locales de Lleida y Els Alamús, la policía identificó a 58 mujeres más y detuvo a los cinco responsables de los mismos por favorecer la inmigración ilegal y delitos contra los derechos de los trabajadores.
El registro de los locales ha permitido intervenir numerosa documentación relacionada con sus actividades, personal y economía.