Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desahogo para las hipotecas gracias a una bajada histórica del Euribor

La caída del Euribor supone un respiro para muchas familias. A falta de un día hábil para que finalice el mes, el indicador se ha situado en el 1,311, el nivel mensual más bajo de la historia. Esto supone un verdadero respiro para las hipotecas que están viendo como se reducen considerablemente.
Como ejemplo de ello, en una hipoteca media de 150.000 euros a 25 años y con un diferencial cercano al uno por ciento, los usuarios pagan ahora 660 euros al mes, cuando hace tan sólo un año llegaban a los 996 euros. Un ahorro de 330 euros al mes y 4.000 euros al año.
¿Por qué?
La crisis ha marcado este descenso que se explica por la recuperación de la confianza entre las entidades y en los mercados, la menor necesidad de liquidez y el recorte de los tipos de interés aplicado tanto por el BCE como por la Reserva Federal de EEUU.
Y es que hace un año, el indicador marcaba su nivel más alto situándose en los 1,14 puntos porcentuales por encima de este nivel, mientras que en la actualidad la diferencia es de tan sólo 0,33 puntos. Además, los tipos de interés se situaban en el 4,25 por ciento.
Los analistas vaticinan
Los expertos han apuntado que el Euribor seguirá bajando pero su caída será mínima. Prevén que podría situarse en el nivel del 1,20 por ciento y mantenerse hasta un nuevo movimiento de tipos. Este movimiento, dicen, no se producirá hasta 2010. Y es que el panorama económico incierto apunta a una estabilidad del precio del dinero.

Para el próximo año, sin embargo, aseguran, que empezará la recuperación. Aunque su alejamiento de los niveles mínimos será progresivo. En este sentido y pensando en los hipotecados, aseguran los expertos, que sufrirán las consecuencias de la subida de la misma forma que lo hicieron hace un año cuando marcaba niveles máximos.