Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Declara la presidenta del Parlament Balear por un presunto caso de corrupción

Maria Antònia MunarUnió Mallorquina
La presidenta del Parlament Balear y de honor de Unió Mallorquina (UM), Maria Antònia Munar, ha declarado como imputada por un presunto caso de corrupción tras ser abucheada por detractores y aplaudida por dirigentes del partido, por lo que, ha dicho, ya tiene impuesta "la pena del telediario".
Munar ha comparecido durante unas dos horas en la Audiencia de Palma ante el juez instructor del caso Can Domenge, Francisco Javier Muñoz, y ha sido recibida en el juzgado por medio centenar de personas que le han abucheado a gritos de "no más corrupción".
El presidente del PP balear, José Ramón Bauzá, ha defendido la presunción de inocencia de la presidenta del Parlament, Maria Antonia Munar, y del popular Fernando Rubio. Ha reclamado a la Justicia rapidez a la hora de esclarecer los hechos.
Bauzá ha reiterado el "máximo respeto" que su partido tiene por la Justicia y ha apelado a la necesidad de ser ágiles en la instrucción de los casos que se investiguen con el fin de que los imputados dejen de serlo "por ser inocentes o por ser acusados".
No obstante, ha asegurado que su partido con ésta y otras imputaciones que pesan sobre algunos de sus dirigentes no ha perdido su credibilidad "por actuar con contundencia" ante los casos en los que la culpabilidad de los imputados ha quedado probada.
Según Bauzá, "hoy no hay nadie, ningún militante con medida preventiva (en el PP balear), todos nuestros imputados tienen la presunción de inocencia y cuando haya que actuar, lo haremos, como ya hemos hecho".
El caso Can Domenge se inició cuando el Grupo Núñez y Navarro formalizó en 2007 una denuncia porque al concurso de venta de Can Domenge, un solar de 52.000 metros cuadrados, presentó una oferta de 60 millones de euros mientras que el Consell de Mallorca se decantó por otra sensiblemente inferior, de 30 millones, de la UTE formada por Sacresa y Ferrà Tur.