Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David Cameron condena la violencia en las protestas estudiantiles

David Cameron condena la violencia en las protestas estudiantilesCuatro/CNN+
El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, ha condenado los actos violentos cometidos por "una minoría" el pasado jueves en las protestas contra la subida de las tasas universitarias que se aprobaba ese mismo día.
"Está claro que una minoría de manifestantes vino con la determinación de provocar la violencia, atacar a la Policía y ocasionar todo el daño posible a la propiedad", ha declarado.
El resultado de la votación en la Cámara de los Comunes, con 323 votos a favor y 302 en contra, ha derivado en la dimisión de tres asesores gubernamentales: dos liberales demócratas y un conservador.
Ataque a los príncipes
Asimismo, David Cameron ha considerado "sorprendente y lamentable" que un grupo de agitadores atacaran la limusina en la que viajaban por el centro de Londres el príncipe Carlos de Inglaterra y su mujer, Camila Parker. Aunque los dos resultaron ilesos.
Por estos disturbios han sido detenidas hasta 22 personas. Además, diez policías han resultado heridos durante las protestas. Igualmente un fotógrafo recibió en la cabeza el impacto de una piedra y tuvo que ser atendido en el hospital. La Policía cifra en decenas de miles los manifestantes.
Críticas a la policía
Las tácticas empleadas por la Policía británica han sido cuestionadas por algunos diputados. El conservador Mark Pritchard ha declarado a la BBC que acorralar a los violentos claramente no ha funcionado. El jefe de Scotland Yard, Paul Stephenson, ha prometido que se llevaría a cabo una "investigación" muy seria de lo ocurrido y ha asegurado que la Policía había hecho todo lo posible para "facilitar una protesta pacífica". "Queremos que la gente pueda manifestarse pacíficamente en las calles de Londres si así lo desean, pero ese comportamiento es totalmente inaceptable y vamos a intentar identificar a quienes perpetraron actos violentos".