Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cumbre de Cancún consigue un acuerdo de cara al medio ambiente

Los países participantes en la conferencia de Naciones Unidas sobre el clima que se está desarrollando en Cancún (México) han alcanzado un acuerdo para desarrollar un fondo conjunto de 100.000 millones de dólares, unos 75.500 millones de euros, para el año 2020, destinado a la protección los bosques tropicales, así como al desarrollo de energías ecológicas.
La aprobación del llamado 'Fondo Climático Verde' supone, a juicio de la ministra de Exteriores mexicana, Patricia Espinosa, "una nueva era de cooperación internacional en la lucha contra el cambio climático".
El acuerdo ha sido firmado a pesar del rechazo expresado por Bolivia, que entiende que los objetivos alcanzados en la cumbre distan de exigir a los países desarrollados los sacrificios necesarios para recortar sus emisiones de gases contaminantes hasta un nivel aceptable.
La oposición de Bolivia no ha impedido la firma de la declaración de objetivos, ya que el consenso no tiene por qué ser unánime, como recordó Espinosa, quien ha explicado que se trata de una fórmula necesaria para impedir el fracaso de las negociaciones. En este sentido, la ministra de Exteriores ha admitido que "el texto es lo mejor que se podía lograr".
Ampliar el Protocolo de Kioto
El acuerdo, no obstante, se limita a recomendar la puesta en marcha de nuevas negociaciones para ampliar el Protocolo de Kioto, que actualmente obliga a 40 países ricos a recortar sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta 2012.
Japón, Rusia y Canadá han dicho que no se extenderá el Protocolo de Kioto y en su lugar están insistiendo en un tratado nuevo y más amplio de las Naciones Unidas en los próximos años que incluya objetivos de emisiones vinculantes para otros países, incluidos China, Estados Unidos e India.
Países en vías de desarrollo
Por lo demás, los más de 190 países firmantes se comprometen a contribuir al desarrollo de tecnologías ecológicas en países en vías de desarrollo con vistas a su perfeccionamiento en la cumbre del año próximo en Durban (Sudáfrica).
También se contempla la creación de un plan forestal de Reducción de Emisiones de la Deforestación y la
Degradación Forestal (REDD, por sus siglas en inglés) destinado a la financiación de proyectos en países en vías de desarrollo que emplean las plantas para absorber dióxido de carbono.
Acuerdos positivos
Teniendo en cuenta las pocas esperanzas depositadas en la cumbre, los expertos participantes consideran positivos los acuerdos alcanzados. "Las modestas expectativas han dado paso a resultados prometedores, ya que la cumbre de Cancún ha terminado con un nuevo, pero frágil, acuerdo climático internacional", ha resumido la directora de los programas energéticos del World Resources Institute (WRI), Jennifer Morgan.
"Bajo el ojo vigilante y la contundente gestión de la Presidencia mexicana, los delegados han acordado el establecimiento de una plataforma internacional para la acción climática, reconociendo a su vez que hace falta trabajar mucho más para contener el cambio climático", ha agregado.