Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuba elimina el impuesto al dólar en las remesas

El impuesto se aplicaba en respuesta a las sanciones impuestas por Estados Unidos a los bancos internacionales que cambiaban dólares a Cuba, lo que hacía mucho más caras las transacciones de la isla. Con esta decisión, el Gobierno cubano perderá alrededor de 100 millones de dólares (76.2 millones de euros), pero a cambio recibirá todos los dólares enviados, cerca de 1000 millones de dólares (762 millones de euros) directamente de Western Union, a cambio de los que entregará moneda nacional convertible.
La medida es importante dadas las dificultades financieras que ha enfrentado Cuba este año, cuando debido a la escasez de divisas, el Gobierno se vio obligado a congelar las cuentas bancarias de algunos empresarios con inversiones en la isla.
Las remesas familiares no son tan significativas como en otros países del área pero juegan un papel importante en la economía doméstica, y cerca del 50 por ciento de la población las recibe.
Durante el Gobierno de George W. Bush, las remesas fueron muy restringidas, complaciendo a los sectores más duros del exilio. Sin embargo, la reapertura de los viajes y del envío de dinero impulsada por el actual presidente estadounidense, Barack Obama,
tuvo una respuesta positiva en la comunidad emigrada.
Así, la empresa Western Unión entrega un 10 por ciento más de dinero a sus clientes, lo que le da ventaja sobre las "multas" que se dedican a viajar y traer dólares, moneda que después deberá ser cambiada en los bancos pagando el gravamen.
La empresa estadounidense está autorizada a realizar estas transacciones con Cuba, pero hasta ahora sólo movía alrededor del 10 por ciento del total de las remesas enviadas desde Estados Unidos, mientras que el resto llega por vías informales que violan las leyes estadounidenses.
Con esta medida Western Union podría lograr aumentar sustancialmente su parte en el negocio, algo que "blanquearía" las remesas y por ende le permitiría a Washington tener un mayor control del movimiento de dinero hacia Cuba.