Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristina Fernández remodela el gabinete tras la derrota del Gobierno en las legislativas

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha puesto en marcha una remodelación de su gabinete debido a las dimisiones de este pasado martes. El jefe del Gabinete, Sergio Massa, y el ministro de Economía, Carlos Fernández, renunciaron al cargo tras la derrota electoral de hace diez días. Y pese a los que consideraban que vendría bien introducir caras nuevas en el ejecutivo, de momento no será así.
Sergio Massa será reemplazado por el actual ministro de Seguridad y Justicia argentino, Aníbal Fernández, mientras que el actual titular del ente estatal de pensiones, Amado Boudou, pasará a sustituir a Carlos Fernández en el Ministerio de Economía. En la cartera vacante de Seguridad desembarcará el hasta hoy gerente de Aerolíneas Argentinas, Julio Alak, cuyo lugar será ocupado a su vez por Mariano Recalde.
Otros cambios
A estas renuncias hay que sumar también la dimisión de otros dos hombres fuertes del Gobierno. El secretario deTransporte, Ricardo Jaime, y la ministra de Salud, Graciela Ocaña, hicieron público su abandono del Ejecutivo semanas atrás. Todo ello apunta a que se abre una nueva etapa para un gobierno que parece haber sentido el golpe, pero a la vez resguarda a sus figuras más cuestionadas.
Y puede que todo no acabe aquí. Los medios locales señalan al actual ministro de Agricultura, Carlos Cheppi, como el próximo en abandonar el gabinete de Cristina Fernández.
Las últimas dimisiones
Sergio Massa asumió el pasado julio la jefatura de Gabinete. Ahora regresará a su puesto como alcalde de la localidad bonaerense de Tigre. Carlos Fernández había asumido la cartera de Economía en abril de 2008, en reemplazo del joven Martín Lousteau, que abandonó su cargo en medio de una severa crisis con el sector agropecuario tras imponer fuertes alzas en los impuestos a las exportaciones de granos.
De bajo perfil en la gestión, Fernández dio a su paso por el Ministerio de Economía una impronta más técnica que política, una rareza dentro de la tradición argentina de poderosos ministros en esta cartera clave.