Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pueblo que no paga

Dicen que era uno de los pueblos más ricos de la zona. Hoy sus sesenta funcionarios llevan diez meses sin cobrar. Lidia es administrativa del ayuntamiento y sobrevive con la ayuda de su pareja. Paco es el conserje del colegio. Le acaban de ingresar la nómina de febrero. En estos meses ha tenido que vender algunas cosas para subsistir.  Los trabajadores se han concentrado hoy para pedir ayuda a la diputación y a la Junta de Andalucía. Culpan al anterior gobierno del PSOE de mala gestión. “A los proveedores no se les paga”, explica el nuevo alcalde de un grupo independiente, José Damián García.  “La deuda más grande es con Endesa. Le debemos un millón de euros y cada día nos corta un suministro”.  El último, el de la casa de la cultura. Sin liquidez, ni para las luces de navidad, los vecinos han recurrido al ingenio del reciclaje y las manualidades. Y así luce de bonito este pueblo sin dinero.