Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corbacho: "La CEOE cometería un error si pone en crisis el diálogo social"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, cree que la CEOE "cometería un grave error" si pone en crisis el diálogo social. Corbacho cree que el crecimiento económico que ha tenido España en los últimos años se debe, en parte, a la ausencia de conflictividad social.
Además ha señalado que ante la posibilidad de que se rompa el diálogo social por falta de acuerdo, el Ejecutivo seguirá gobernando "como ya lo está haciendo" y tomará las medidas oportunas, lo cual no significa "que sean las que la patronal está poniendo sobre la mesa".
Antes de las elecciones de la CEOE, celebradas el día 2, el proceso de diálogo social se estancó porque la patronal planteó reformas estructurales "de calado" que no se contemplaban en este ámbito tripartito, es decir, entre Gobierno, patronal y sindicatos.
Una vez elegido presidente, Gerardo Díaz Ferrán, ha expresado su voluntad de reunirse con el ministro de Trabajo y con los sindicatos después de Semana Santa para reiniciar las negociaciones. Elena Salgado, tras asumir la cartera de Economía y Hacienda, se ha comprometido a dar un impulso al diálogo social y anunció su intención de reunirse la semana que viene con los integrantes de la mesa de Empleo.
Celestino Corbacho ha dicho que tiene el "pleno convencimiento" de que los sindicatos y la patronal de las pymes están a favor del diálogo social. Además espera que a partir de ahora la CEOE "esté también a favor de una manera decidida". El ministro está de acuerdo con que los empresarios planteen lo que crean conveniente, pero siempre que no sean "programas de máximos". Y es que considera que si no se limitan los asuntos que deben tratarse será más difícil alcanzar acuerdos.
Afrontar la crisis
En cualquier caso, Corbacho ha recordado que el diálogo social, "no va a resolver la crisis mundial" ni el problema financiero, porque no es su función. Para Corbacho se debe tener en cuenta que cuando un país produce riqueza no es sólo por el tejido empresarial, sino por la aportación de los trabajadores.
Ha querido señalar que en los años de crecimiento económico las empresas "han salido francamente bien" y los trabajadores se han portado con moderación y contención. Como ejemplo ha puesto a los trabajadores de SEAT, cuyos empleados han aceptado una congelación salarial para poder mantener su empleo.
El ministro ha recordado que a partir de ahora se verá una situación en la que la inflación va a moderar los salarios "de una manera natural". Por eso, ahora el esfuerzo de austeridad ante la crisis "tiene que ser de todos".