Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cumbre de Copenhague afronta su recta final sin acuerdo por diferencias económicas

La falta de concreción sobre la financiación para la adaptación al cambio climático de los países pobres es uno de los elementos clave que enturbian el proceso de negociación y que dificultan un acuerdo en la Cumbre del Cambio Climático en Copenhague, que ha inaugurado el tramo ministerial.
Según fuentes de la delegación española, aún no se ha cerrado ningún texto, por lo que se deja en manos de los ministros la resolución de todos los aspectos que están aún encima de la mesa, tanto los compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero como la financiación a largo plazo.
Las mismas fuentes advirtieron de que es imposible lograr un acuerdo si no incluye un paquete financiero potente y reconocieron que hasta el final no se llegará a un consenso sobre cifras concretas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
Sólo la UE ha puesto dinero
En cuanto a la financiación, solo la Unión Europea ha trasladado hasta el momento un mensaje claro sobre su compromiso de aportar recursos adicionales, mientras que la postura de Estados Unidos sigue generando tensiones, señalaron.
A partir de ahora comienza una carrera a contrarreloj durante la cual se trabajará intensamente las veinticuatro horas del día, antes de que entren en escena los primeros ministros, algunos de los cuales comienzan a llegar este miércoles a Copenhague.
Los organizadores quieren que la adopción formal de decisiones se lleve a cabo durante el plenario del viernes y el escenario que se maneja es que la conferencia acabe en horario razonable ese mismo día, para que los jefes de Gobierno puedan suscribir el acuerdo.