Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Controlado el incendio en la isla canaria de La Palma

El incendio de la isla canaria de La Palma el día 2 de julioReuters
El Gobierno de Canarias ha dado por controlado el incendio que está afectando a la isla de La Palma, desde el pasado sábado, según ha informado el consejero de Presidencia, Justicia y Seguridad canario, José Miguel Ruano.
Los trabajadores que llevan a cabo las labores de extinción han logrado controlar el fuego declarado en los municipios de Mazo y Fuencaliente. Ruano ha especificado que "controlado representa que el fuego no tiene condiciones de prosperar y que está acotado totalmente en un perímetro".
De esta manera, ha explicado el consejero que desde un punto formal, esta situación supone que el incendio no está en nivel de gravedad 2. "A partir de ahora sólo quedan tareas de extinción definitiva". Este fuego ha arrasado ya unas 2.700 hectáreas.

¿Qué originó el fuego?
El Cabildo de La Palma abrirá una vía de investigación paralela a la que ya han iniciado los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, para esclarecer las causas del incendio en la isla canaria.
Son muchos los rumores que se han producido al respecto y, aunque se barajan varias hipótesis, la versión más repetida es que el origen del fuego lo provocaron varios cohetes lanzados con motivo de las fiestas de la Villa de Mazo.
Tarragona después de 15 días
En la otra punta del país, el incendio de Horta de Sant Joan, en Tarragona, ya ha sido extinguido definitivamente tras 15 días de lucha contra las llamas. Este fuego que se ha cobrado la vida de cinco bomberos, ha quemado 1.140 hectáreas de superficie.
Las causas del incendio apuntan a que se originó a raíz de un rayo caído seis días antes del inicio del fuego. Éste que actuó como mecha al producirse una ola de calor, alimentada por el fuerte viento.