Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Continúa la tensión en Xinjiang

El número de muertes en la provincia china de Xiinjiang por los enfrentamientos entre miembros de las etnias uigur aún continúa creciendo. Las autoridades han elevado a 184 el número de muertos mientras los Uigures han asegurado que ya hay entre 600 y 800 fallecidos.
El ejército ha tomado las calles de Urumqi y aunque la situación ha comenzado a normalizarse, continúa existiendo una fuerte tensión.
El Gobierno chino ha manifestado que los Uigures, que profesan la fe musulmana, podrían tener relación con terroristas islámicos. Las reacciones vienen desde EEUU, una de las acusadas de incitar las protestas uigures, Rebiya Kadeer, se ha defendido y ha desmentido toda posible conexión con el terrorismo o el separatismo.
Cientos de chinos uigur abandonan Xinjiang
Tras los enfrentamientos vividos en las calles de la capital de Xinjiang desde el pasado día 5, cientos de ciudadanos chinos de etnia uigur colapsaron este viernes la estación de autobús de Urumqui con el fin de salir de la ciudad cuanto antes.
Los destinos eran, principalmente, ciudades cercanas como Kashgar y otros centros uigires del país. Algunos de los que han decidido abandonar Urumqui no tenían claro dónde ir ni por cuanto tiempo hacerlo, tan sólo quieren escapar de allí por miedo a nuevas represalias.
Más detenidos
A pesar de que muchos huyen de la ciudad, las autoridades de Urumqui ordenaron el cierre de las cinco principales mezquitas de la ciudad durante la jornada de este pasado viernes, día de oración para los musulmanes, para prevenir nuevas tensiones étnicas.
Aún así, cinco o seis personas de étnica uigur fueron detenidas. Los arrestados participaban en una manifestación que se ha celebrado en la Mezquita Blanca tras la oración.
Además, un terremoto
Por si fuera poco lo que ya está ocurriendo, además 325 personas han resultado heridas por un terremoto de 6,0 grados que se ha cobrado la vida de otra persona. El seísmo tuvo lugar el pasado jueves en la provincia meridional de Yunnan.
La sacudida fue seguida por al menos ocho réplicas de entre 3 y 4,1 grados de magnitud. Más de 90.000 viviendas quedaron afectadas por el temblor, lo que obligó al Ministerio de Asuntos Civiles de China a distribuir 5.000 tiendas de campaña para albergar a los cerca de 400.000 afectados.