Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Constitucional francés da luz verde al retraso de la edad de jubilación

El Constitucional ha refrendado la ley que reforma el sistema de pensiones en Francia, cuyo punto principal es el retraso de la edad de jubilación de los 60 a los 62 años para la voluntaria y de los 65 a los 67 para tener derecho a la pensión completa cuando no se ha cubierto el periodo de cotización.
El Constitucional rechazó el recurso presentado el pasado día 2 por el grupo socialista, después de que hubiera recibido el voto definitivo en el Parlamento y cuando la movilización en contra de los sindicatos tenía un amplio seguimiento.
En su dictamen, los miembros del consejo estiman que, en contra de lo que argumentaban los parlamentarios socialistas, la reforma no atenta contra el principio de igualdad.

Respeto al principio de igualdad

"El legislador -argumenta- se ha fijado como objetivo preservar el sistema de pensiones por reparto. Con ese objeto, ha podido fijar en 62 años la edad mínima de la jubilación. No ha incumplido ni el principio de igualdad ni la exigencia constitucional sobre una política de solidaridad nacional en favor de los trabajadores jubilados".
Además, estima que el paso a los 67 años para poder seguir beneficiándose de una pensión completa no contradice el principio de igualdad entre hombres y mujeres como sostenía la oposición socialista, basándose en que las mujeres con la nueva ley habrán de esperar más que los hombres para tener derecho a una pensión, ya que su vida laboral es por regla general más irregular.
Nuevas huelgas
Una vez superado el trámite en el Constitucional, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, podría promulgar en los próximos días la ley, un paso que estaba esperando para llevar a cabo la remodelación de su Gobierno según el calendario que él mismo anunció en primavera.
Mientras, los sindicatos decidieron anoche convocar una nueva jornada de protesta (la novena) para el próximo día 23, aunque no precisaron en qué consistirá la movilización y dejaron que sean las bases las que determinen en cada caso el tipo de acciones que pretenden llevar a cabo.
Sindicatos resquebrajados
La CGT, CFDT, FSU, Solidarios y UNSA evitaron llamamientos a la huelga o a manifestaciones en todo el país, tras el fiasco relativo de las marchas organizadas el pasado sábado, que tuvieron una participación muy inferior a las de precedentes convocatorias.
Y es que la unidad sindical se ha ido resquebrajando en los últimos días, con la salida de la intersindical de Fuerza Obrera (FO), la Confederación Francesa de Trabajadores Cristianos (CFTC) y la Confederación General de Cuadros (CGC).