Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Constitucional delibera el último borrador de la sentencia del Estatut

El Tribunal Constitucional se reúne este miércoles en Pleno para discutir sobre el último borrador, el quinto, que presenta al debate la magistrada Elisa Pérez Vera, ponente de la sentencia que debe dictarse en relación con el recurso presentado contra el Estatut de Cataluña por el PP.
Fuentes jurídicas han señalado que los diez magistrados que discutirán sobre el Estatut (queda fuera Pablo Pérez-Trems, recurrido por el PP, y hay una plaza vacante tras el fallecimiento de Roberto García Calvo), tendrán sobre la mesa un fallo que anula una quincena de artículos y somete a otra veintena a interpretación.
Es decir, éstos últimos se aceptarían siempre y cuando las leyes que los desarrollen respeten los criterios que el Tribunal Constitucional establezca en su resolución.
Una demora de tres años
En esta sesión podría tratarse la aprobación definitiva de la sentencia, que lleva discutiéndose en este órgano desde hace más de tres años, aunque la división existente en el alto tribunal hace difícil un acuerdo.
Otras fuentes señalan que es probable que, de darse luz verde al borrador, únicamente se de a conocer el fallo en espera de que se redacten los votos particulares que previsiblemente presentarán algunos de los magistrados sobre diversas partes del texto.
La convocatoria crea gran expectación, ya que los magistrados del Constitucional han venido celebrado los últimos meses diversas reuniones informales para tratar de llegar a un acuerdo aunque el Pleno no se había convocado para tratar la sentencia del Estatut en lo que va de año.
No obstante, el Tribunal debe estudiar más adelante, además del recurso formulado por el PP contra 125 artículos del Estatut de Catalunya, los recursos interpuestos contra la norma catalana por el Defensor del Pueblo y las comunidades de Valencia, Aragón, La Rioja, Baleares y Murcia, aunque muchos de los artículos impugnados en estos escritos son los mismos que los recurridos por el PP.
Un pleno dividido
Los diferentes borradores no han contado, hasta el momento, con el consenso suficiente para ser aprobados, y de hecho existiría un empate técnico que sólo podría resolverse con el voto de calidad de la presidenta, María Emilia Casas.
En una votación realizada a modo de "sondeo" el pasado mes de noviembre se evidenció que a favor de la ponencia estarían, además de su autora, la presidenta del Tribunal, María Emilia Casas y los magistrados de tendencia progresista Eugenia Gaya y Pascual Sala.
En contra estarían posicionados los magistrados Vicente Conde, Jorge Rodríguez Zapata y Javier Delgado, todos ellos situados en el sector conservador del tribunal. En un tercer bloque, según especulaciones de los últimos meses, se situarían los tres magistrados que pueden tener la clave para la aprobación definitiva del texto, el vicepresidente Guillermo Jiménez y los magistrados Ramón Rodríguez Arribas y Manuel Aragón Reyes.
Se da la circunstancia de que tanto Casas como Guillermo Jiménez y los magistrados Vicente Conde y Jorge Rodríguez-Zapata concluyeron su mandato en diciembre de 2007 sin que el Senado, a quien corresponde su renovación, hubiera podido alcanzar el consenso necesario para lograrlo.
De la Vega vs Ridao
Tras varias semanas sin acudir a las sesiones de control debido a la decisión del grupo popular de no dirigir preguntas a De la Vega, este miércoles ha vuelto a sentarse en su escaño para responder a una cuestión sobre la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut formulada en este caso por el portavoz de ERC, Joan Ridao.
En el día en que el Tribunal Constitucional ha reanudado las deliberaciones sobre el estatuto catalán, Joan Ridao ha tirado de metáforas para advertir del "lobo" que puede dar un nuevo "bocado" a esta norma para dejarla "en los huesos".
De la Vega ha pedido "serenidad" ante el pronunciamiento del Constitucional, pendiente desde hace tres años y medio, ha rechazado las "cábalas" sobre el sentido de la sentencia y se ha mostrado convencida de que será "razonada, razonable, ajustada y conforme a los principios constitucionales".