Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Ministros aprueba el plan de modernización de la Justicia

Francisco Caamaño, ministro de JusticiaCUATRO
El Consejo de Ministros aprueba este viernes el Plan Estratégico de Modernización de la Justicia, que comprende 20 programas de actuación y 106 actuaciones concretas, la compatibilidad entre los sistemas informáticos de los diversos órganos judiciales y comunidades autónomas con competencias en este ámbito y el incremento de jueces y juzgados "más llamativo de la historia de la democracia".
Aunque el Gobierno no quiere dar números concretos sobre el Plan mientras no se aprueben los Presupuestos de 2010, el secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo, se remitió en un encuentro con periodistas a los 600 millones en tres años que comprometió el presidente José Luis Rodríguez Zapatero en el último Debate sobre el Estado de la Nación. El 85 por ciento del montante se destinará a la modernización tecnológica.
Importantes novedades
Una de las grandes novedades en este ámbito será el Programa EJIS (Estrategia Judicial de Interoperabilidad y Seguridad), que Campo definió como el "gran enchufe" que interconectará los sistemas informáticos de los distintos órganos judiciales y las comunidades autónomas. Además, se digitalizarán los nuevos expedientes, se culminará la informatización del Registro Civil, actualmente al 80 por ciento, y se comenzará la de los juzgados de paz.
Con todo ello se avanzará hacia el objetivo del "papel cero". Por el momento, reveló, este mes se han realizado 650.000 actuaciones por vía telemática, de los 40 millones de comunicaciones que se producen al año en el ámbito judicial.
El Plan prevé también un significativo aumento de "la planta y la plantilla" judiciales, es decir, el número de juzgados y el de jueces. Pondrá énfasis en la titularidad de los magistrados y en la nueva figura del juez de adscripción territorial, que será titular pero no estará a cargo de un juzgado, sino que realizará las sustituciones dentro de su provincia que le señale la Sala de Gobierno correspondiente. Con ello se tratará de evitar que, como ocurre en la actualidad, "dos de cada diez sentencias sean dictadas por jueces suplentes".
Finalmente, se incluirá la creación de una Unidad de Apoyo Directo al Juez que facilitará al magistrado la tramitación y ejecución de los procesos.