Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Guardianes confirma la reelección de Ahmadineyad

El Consejo de Guardianes ha confirmado este lunes la reelección del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, en los comicios del pasado día 12, que la oposición ha denunciado como fraudulentos.
Según la televisión estatal, el citado órgano, que debe validar los resultados, no ha encontrado grandes irregularidades tras hacer un recuento parcial que afectó a un diez por ciento de las urnas, elegidas al azar.
Piden repetir las elecciones
Pocas horas antes de que el citado recuento arrancara "frente a las cámaras de la televisión estatal", uno de los aspirantes derrotados, el reformista Mehdi Karrubí, ha vuelto a insistir en que la única solución aceptable es la repetición de las elecciones. Una postura que comparte el también reformista Mir Husein Musaví, el vencedor de los comicios según la oposición.
Y es que esta semana, ambos rechazaron participar en una comisión especial propuesta por el propio Consejo para supervisar el proceso de recontar los votos al considerar que no podría ser "imparcial".
Los Guardianes admitieron la semana pasada que se han producido irregularidades, como el hecho de que en cincuenta ciudades hubiera más votos que electores censados, pero también han asegurado que era algo "habitual" en cualquier proceso electoral, por lo que descartó la exigencia de la oposición de que se repitan los comicios.
La muerte de Neda
Por otro laso, Ahmadineyad, ha pedido al poder judicial que se abra una investigación sobre la "sospechosa" muerte de la joven Neda Agha Soltan durante una de las recientes manifestaciones antigubernamentales.
El presidente iraní ha acusado a los medios de comunicación extranjeros de utilizar este caso con fines propagandísticos. Además ha dado a entender que la oposición y los "enemigos de Irán" en el extranjero se han servido de la muerte de Neda "para sus propios objetivos políticos y también para distorsionar la pura y limpia imagen de al República Islámica en el mundo".