Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Conocía el Gobierno español el asalto de Marruecos en el Sáhara?

El ministro de la presidencia, Ramón Jáuregui, ha querido dejar claro este miércoles que el Gobierno no tenía ninguna información previa por parte de Marruecos del asalto policial al campo de protesta saharaui próximo a El Aaiún, a la vez que ha defendido la entrada de la prensa en la zona como garantía de transparencia y ha anunciado que Rabat se ha comprometido a abrir una investigación sobre los sucesos.
Jáuregui, cubriendo la ausencia en el Congreso de la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, de viaje oficial por Iberoamérica, ha respondido así a la pregunta formulada en la sesión de control por el portavoz adjunto del PNV, Aitor Esteban, quien pidió saber si es cierta la información publicada acerca de que el Ejecutivo había sido informado previamente del asalto.
El diario "El País" publica que el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Taieb Fassi-Fihri, se lo anunció el pasado miércoles a su homóloga española, Trinidad Jiménez, a la que visitó en Madrid, según fuentes diplomáticas.
El diálogo se retomará en diciembre
La única noticia positiva es que, pese a los incidentes de los últimos días en El Aaiún, el diálogo no se ha detenido. Los representantes de Marruecos y el Frente Polisario en las conversaciones sobre el Sáhara Occidental van a continuar con dichos encuentros, que reanudarán en diciembre y enero, pese a seguir rechazando la propuesta de la otra parte, según ha informado el enviado especial de la ONU para este territorio y mediador en el proceso, Christopher Ross.
Al término del encuentro informal celebrado en Manhasset, a las afueras de Nueva York, ambas partes han accedido a buscar medidas de fomento de la confianza mutua y acelerar el ritmo de las reuniones. Ross no ha dudado en calificar este cambio como una "nueva dinámica" en las negociaciones, que hasta la fecha se han caracterizado por su lentitud.
El representante de Naciones Unidas resalta que marroquíes y saharauis han mantenido "una atmósfera de respeto mutuo a pesar del hecho de que cada parte continúa rechazando la propuesta de la otra como una base para las negociaciones futuras".
No obstante, las diferencias son notables. El ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Taib Fassi Fihri, ha advertido de la necesidad de "una nueva dinámica" en las negociaciones sobre el Sáhara Occidental, al tiempo que el jefe de la delegación saharaui en las conversaciones informales de Manhasset, Khatri Addouh, ha insistido en "la legalidad de la causa" del Frente Polisario, plasmada en el derecho de los saharauis a "la libertad y la independencia".
Los disturbios marcan las negociaciones
Las conversaciones celebradas entre el lunes y el martes han estado en todo momento marcadas por los recientes disturbios en El Aaiún y el campamento de resistencia de las afueras de la capital saharaui, ya desmantelado.
Por el momento continúa resultando prácticamente imposible verificar la autenticidad de los balances de muertos porque Rabat prohíbe el acceso de la prensa a toda la zona. Además, continúan choques aislados entre los saharauis y las fuerzas de seguridad marroquíes al seguir buscando a los activistas propulsores de la protesta.
Trinidad Jiménez da un toque a Marruecos
Ante esta situación, la ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, ha solicitado al Gobierno de Marruecos que permita la entrada de medios de comunicación en El Aaiún, después de los duros enfrentamientos que han protagonizado las fuerzas de seguridad marroquíes y manifestantes saharauis.
"Nosotros se lo hemos pedido al Gobierno de Marruecos, y lo estamos pidiendo públicamente", dijo Jiménez en unas declaraciones desde América Latina, donde se encuentra de gira oficial.