Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso hondureño descarta restituir a Zelaya

El Congreso de Honduras ha ratificado este miércoles por una amplia mayoría el decreto emitido el pasado 28 de junio para expulsar del país mediante un golpe de Estado al presidente depuesto, Manuel Zelaya, cerrando definitivamente su posible regreso a la presidencia.
La vuelta de Zelaya al cargo fue rechazada por 111 de los 128 legisladores del Congreso, sólo 14 votaron a favor y tres se ausentaron, después de más de nueve horas de debate, en el que se escucharon los informes redactados por la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio Público, la Procuraduría General de la República y el Comisionado de los Derechos Humanos, informaron los medios locales.
El partido de Lobo vota 'no'
El Partido Nacional de Porfirio Lobo, ganador de las elecciones celebradas el pasado domingo en el país centroamericano, votó en bloque en contra de la restitución del presidente, como también lo hicieron la mayoría de los diputados del Partido Liberal de Zelaya.

La votación se produjo conforme al acuerdo de Tegucigalpa-San José, que en su preámbulo establecía que debía ser el Congreso quien decidiera la restitución o no del presidente derrocado. El informe de la Fiscalía leído señalaba que la vuelta al poder de Zelaya era "jurídicamente insostenible", además de "inaceptable".
El informe presentado este miércoles por la Corte Suprema de Justicia se postuló durante la sesión del Congreso en contra de la restitución del mandatario depuesto, recordando que había cometido seis delitos, entre ellos el de traición a la patria, desobediencia a órdenes judiciales, violación de los deberes de los funcionarios y abuso de autoridad.
Respuesta de Zelaya
Zelaya, que entró de forma clandestina el pasado 21 de septiembre en Honduras y desde entonces se refugia en la Embajada de Brasil, ha calificado de "vergüenza" la decisión del Parlamento de su país de no restituirlo en el poder y ha advertido a los hondureños que se avecinaban tiempos de "pena de muerte" y de problemas económicos para los más desfavorecidos.
El presidente depuesto ha llamado a "no parar de luchar contra la dictadura" y ha insistido en no reconocer las elecciones del pasado domingo. Además, Zelaya ha calificado a Porfirio Lobo como "el presidente del fraude". "Vienen tiempos en los que se devaluará nuestra moneda, subirá el costo de la vida y se reducirá el poder adquisitivo" ha dicho.