Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado un colegio de Valencia por la muerte de una niña en el recreo

El Tribunal Supremo ha condenado al colegio valenciano San José Religiosas Escolapias a indemnizar con 45.000 euros a los padres y a la hermana de una niña de seis años que murió a causa de un golpe que se dio en la cabeza cuando cayó al suelo tras ser empujada por otro niño durante la hora del recreo.

El accidente tuvo lugar el 25 de marzo de 1999, cuando, a causa de la lluvia, los trescientos alumnos de primaria del centro pasaban su tiempo de descanso no en el lugar habitual, sino en un espacio cubierto en forma de "L" y de 200 metros cuadrados, vigilados por tres profesoras.
Negligencia por reunir a tantos niños en un lugar pequeño
La familia de la víctima demandó por este hecho al colegio, acusándole de haber cometido una negligencia organizativa al concentrar a tantos niños en un espacio pequeño del que, además, las tres encargadas de vigilarles no podían tener visibilidad simultáneamente. Según los demandantes, esta situación "no permitía a los niños moverse, corretear o jugar con espacio suficiente y, en cambio, propiciaba los contactos físicos más o menos bruscos".
Sin embargo, el Juzgado de primera instancia desestimó esta demanda por considerar que el empujón propinado a la niña por otro alumno era un caso fortuito y que "cualquiera que fuese el número de alumnos existentes en el porche, el accidente hubiera sido igualmente inevitable ya que derivó de una reacción súbita".
La Audiencia Provincial sí que estimó la demanda
Los padres de la fallecida recurrieron entonces la sentencia a la Audiencia Provincial de Valencia, que estimó en parte su petición y condenó al colegio a indemnizarles, conclusión a la que también ha llegado el TS. Así, la sentencia recoge que el riesgo de que sucedan hechos como éste "es más que patente por la imposibilidad del personal docente de vigilar a tantos niños en un espacio tan reducido" y por la "probabilidad de que tan alta concentración provoque en los niños reacciones o conductas agresivas".

Además, el alto tribunal señala que la lluvia no imponía necesariamente que los niños de varios grupos tuvieran que concentrarse en el espacio común cubierto "cuando se daba la alternativa de que cada grupo hubiera disfrutado del recreo en su correspondiente aula bajo la supervisión de la profesora encargada".
Culpa al colegio por una mala organización
Por ello, considerando que "era responsabilidad de la dirección del centro la organización necesaria para que tal solución alternativa fuera posible", el TS ha impuesto finalmente al colegio la obligación de indemnizar en 36.060 euros a los padres de la niña, y en 9.015 euros a su hermana, cantidades a las que deben sumarse los intereses por la demora de diez años en resolver el proceso.