Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a diez años de cárcel por dejar tetrapléjico a un congoleño de un puñetazo

La Audiencia Provincial de Madridha condenado a 10 años de prisión a Roberto Alonso al considerarle autor de la agresión que dejó tetrapléjico al congoleño Miwa Buene, según han informado fuentes jurídicas.
La sentencia cuenta con el voto particular de un magistrado que entiende que no hubo dolo en la agresión de Alonso a Miwa, según las mismas fuentes.
Roberto Alonso fue juzgado el pasado mes de junio. La Fiscalía pedía para él 12 años de prisión por el puñetazo que propinó a Miwa en la nuca el 10 de febrero de 2007 en la calle Río de Tajuña de Alcalá de Henares y que le dejó tetrapléjico.
En el escrito de acusación, el fiscal relata que el procesado se encontraba a las 10.30 horas en la calle Río Tajuña cuando se cruzó con Miwa, a quien pidió un cigarro. El congoleño le contestó que no tenía y acto seguido éste reaccionó de forma violenta, comenzando a insultarle.
"Nos están invadiendo, arriba España"
Según el fiscal, le manifestó que "vaya hijo de puta, que en este país no había sitio para él, que era un mono y que el único sitio donde podía estar era en el Parque Zoológico con sus compañeros". A continuación, le propinó de forma sorpresiva un fuerte puñetazo en la nuca y se alejó del lugar al grito "nos están invadiendo, arriba España".
Como consecuencia de la agresión, Miwa se desplomó en el suelo inconsciente. El golpe le produjo lesiones consistentes en fractura-luxación C4-C5 y fractura C6 con lesión medular a nivel C4 y tetraplejia inmediata con gran invalidez, vejiga e intestino neurógeno con incontinencia urinaria y fecal, disfunción erectil, falta de movilidad y de sensibilidad y precisando ayuda de terceros para todas as actividades de su vida diaria y de silla de ruedas para sus desplazamientos. La víctima presenta un trastorno depresivo mayor severo y un trastorno psicótico.
Durante el juicio, el acusado negó haber sido el autor de la agresión. "No soy como me pintan, ni agresivo ni de esa clase de persona. Si lo hubiera hecho me hubiera quedado porque no huyo. Si hago algo, lo tengo que pagar", aseveró ante el juez.
Asimismo, manifestó que tiene "amigos de color" y no discrimina "a nadie por la raza ni el color". "No discutí con una persona de raza negra ni pegué a nadie", apuntó.