Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciberataque a la página web de la CIA

La página en Internet de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) se cayó el miércoles tras un ciberataque. El grupo de piratas informáticos Lulz Security se ha atribuido la autoría.
Inicialmente no se podía acceder a la web de la CIA desde Nueva York a San Francisco y desde Bangalore a Londres. Más tarde, durante la tarde noche, el servicio estuvo disponible de forma esporádica. "Estamos investigando estas noticias", ha explicado un portavoz de la CIA.
Lulz Security ha dañado páginas web, publicado información personal de clientes y administradores de portales de Internet y revelado las configuraciones de red de algunos sitios.
Varios analistas de seguridad han minimizado la importancia de estos ataques, diciendo que los piratas sólo están intentando presumir y recibir toda la atención que sea posible.
Llamada de atención de los piratas
En el caso del ataque a la CIA, los piratas no podrían acceder a datos sensibles en la web pública del organismo, explica Jeffrey Carr, autor del libro "Inside Cyber Warfare: Mapping the Cyber Underworld". "Todo lo que ellos están haciendo es decir: 'Mirad lo buenos que somos'", sostuvo Carr. "Estos tipos están (...) diciendo 'la seguridad es una mierda'", agregó.
Lulz sólo se ha responsabilizado del ataque a la página pública de la CIA (www.cia.gov) y no existen pruebas de que los datos sensibles de la red interna del organismo hayan estado comprometidos.
Tampoco hay ningún vínculo aparente de ellos con más violaciones graves a la seguridad de la red llevadas a cabo recientemente en el Fondo Monetario Internacional y en Lockheed Martin.
Lulz Security, cuyos miembros están esparcidos por todo el mundo, ha sido relacionado con estos incidentes. Aunque sus integrantes dicen ser más activistas y bromistas que personas con intenciones siniestras, han sido acusados de quebrantar la ley y son buscados por el FBI y otras agencias de la ley.