Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China utiliza a Liu Xiaobo para dar ejemplo a los rebeldes

Liu Xiaobo, disidente chino, debería estar en Oslo. Allí le deberían entregar hoy el premio Nobel de la Paz. Sin embargo, el régimen comunista no permite su salida de prisión, donde se encuentra desde 2008 cumpliendo una condena de 11 años. Su delito: incitación a la subversión de los poderes del Estado. Un Estado que, según revela hoy el diario 'El País', utiliza al escritor como ejemplo disuasorio para todos sus opositores.
Los documentos que hacen referencia a estas informaciones provienen de la Embajada de Estados Unidos en Pekín y de sus consulados en otras ciudades chinas. Según los cables, el régimen mostraba su preocupación y su temor por el 20 aniversario de la matanza de Tiannamen y el 50 aniversario de la ocupación del Tibet, ambos en 2009. Además, los documentos revelan la solución que China encontró a estos miedos: incrementar la represión contra los disidentes.
Los despachos diplomáticos también recogen la cólera del régimen por las protestas internacionales, sobre todo de Washington y algunas capitales europeas, contra la condena a Liu y más aún por la posibilidad de que el Comité Noruego le concediese el Nobel.
En una reunión del embajador Jon Huntsman con cinco prominentes abogados defensores de los derechos humanos celebrada el 14 de diciembre del año pasado, continúa revelando 'El País', éstos le informan que desde 2008 China ha entrado en su "peor periodo" en cuanto a abusos en materia de derechos humanos. Aseguran que muchos letrados han perdido sus licencias, se ha incrementado la presión sobre las ONG y se ha redoblado el hostigamiento a los disidentes, cuyos movimientos son restringidos y estrechamente vigilados. El año 2009 concluyó con el ciberataque a Google, la ejecución de un ciudadano de nacionalidad británica (la primera condena a muerte de un europeo en 50 años) y la sentencia contra Liu.