Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chaves afirma que no habrá nuevo modelo de financiación local "hasta 2011"

Manuel Chaves, vicepresidente terceroReuters
El vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, ha dado por hecho que no habrá nuevo modelo de financiación local"hasta el año 2011". Así lo ha asegurado tras la reunión que ha mantenido en el Ministerio con Pedro Castro, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, FEMP, y los portavoces de los partidos políticos presentes en ella.
Mientras tanto, Chaves se ha comprometido a estudiar "iniciativas financieras" con las que afrontar la "delicada situación" de los municipios, particularmente en lo que se refiere a los servicios sociales que han de prestar a los ciudadanos. Eso sí, sin aumentar los 5.000 millones del Fondo de Inversión Local, "porque el marco de estabilidad parlamentaria está al límite".
Además, el ministro ha anunciado que en el próximo trimestre se aprobará el anteproyecto de una nueva ley sobre gobiernos locales, que sustituirá a la Ley de Régimen Local, "obsoleta", según su opinión. Si se cumple el plazo previsto, su tramitación parlamentaría se iniciaría en la primera sesión de 2010.
Antes de la intervención de Chaves, Pedro Castro ha precisado que, aunque el borrador de financiación local iba a estar listo en el último trimestre, su presentación se pospondrá al primero de 2010, para discutirlo a lo largo del año sin que las necesidades económicas que padecen los ayuntamientos por culpa de la crisis les obligue a "aceptar cualquier cosa".
El presidente de la FEMP ha dicho que, con este aplazamiento y los fondos de inversión local previstos para este año y para el que viene, "hemos conseguido una financiación puente, un balón de oxígeno", que permitirá llegar a un modelo de financiación "estable" y no a una "solución transitoria" determinada por la crisis.