Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chacón recibe en Madrid al último contingente español en Kosovo

La ministra de Defensa, Carmen Chacón, ha recibido este sábado en la base de Getafe (Madrid) a losúltimos 88 militares que quedaban en Kosovo y que forman parte de parte de la Unidad de Apoyo al Repliegue en Kosovo (KSPUAR). Asimismo, ha agradecido a toda la misión el esfuerzo y el valor con el que han contribuido a lograr "un entorno seguro" para la población civil de la zona.
Chacón ha asistido al acto acompañada de Eduardo Serra, que fue ministro de Defensa responsable del inicio de la operación hace diez años, así como deljefe del Estado Mayor del Aire, José Jiménez Ruiz, y del jefe del Estado Mayor de Tierra, Fulgencio Coll.
"Trabajo ejemplar" en Kosovo
En el transcurso del acto, Chacón ha destacado el cambio de realidad que se ha producido en Kosovo y a él han colaborado los más de 22.000 soldados españoles que a lo largo de esta década han cumplido su trabajo "de manera ejemplar". Y entre ellos, ha hecho una mención especial de los nueve militares que fallecieron en el transcurso de la operación.
Se ha referido también al hecho de que España no apoya la independencia proclamada en Kosovo, pero les ha dicho a los soldados que no fueron para "trazar fronteras" sino a ayudar a seres humanos y "a dar estabilidad y paz" a la zona.
Este último grupo ha sido el encargado del repliegue y cierre de la misión española en el enclave balcánico, después de que el Gobierno decidiera en marzo retirarse de Kosovo, una iniciativa que criticaron los aliados por considerarla una medida unilateral, y que el Ejecutivo justificó por su desacuerdo con la creación de un estado independiente en Kosovo.
Después de diez años
Los militares españoles han formado parte durante diez años de la fuerza internacional KFOR dirigida por la OTAN, que se desplegó para la pacificación de la zona, y que hace dos meses acordó una retirada sustancial de sus efectivos, 15.000 en la actualidad.
A lo largo de este tiempo, los militares españoles han posibilitado el retorno de 800.000 refugiados, han realizado más de 60.000 patrullas y participado en 245 misiones de desactivación de explosivos, aparte de llevar a cabo otros proyectos de cooperación con la población local.