Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chacón: "Afganistán es la misión más dura, más compleja y más arriesgada"

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha visitado la nueva base española en Qala-i-Naw, en la que, a pesar de estar todavía en construcción, ya están instaladas alrededor de 300 personas. En esta visita, Chacón ha pasado revista a las tropas junto al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez. Posteriormente ha tenido lugar un homenaje a los caídos, un paseo por las instalaciones y una foto de familia con buena parte del contingente que ya está en la base.
Después ha sido tiempo de brindis y palabras de ánimo para los soldados. En una gran tienda de campaña decorada con una bandera de España, un árbol y demás motivos navideños, Chacón ha dedicado unos minutos a ensalzar la labor de las tropas españolas. Así, ha recordado que gracias a su trabajo se ha construido en la provincia un hospital, seis clínicas, seis escuelas, 160 kilómetros de carreteras y se ha conseguido agua potable.
Asimismo, la ministra ha destacado también que a estos logros ahora se sumará la tarea de formar a las fuerzas de seguridad y al ejército afgano, pues España "sólo podrá cumplir su misión cuando los afganos puedan proteger a su propio país".
"La misión más arriesgada"
Por su parte, Chacón ha reconocido que la de Afganistán es la misión "más dura, más compleja y más arriesgada" de cuantas desarrollan las tropas españolas en el exterior, y ha planteado que la prioridad es el "bienestar" de los soldados afganos.
La nueva base, cuya construcción supone un coste de alrededor de 44 millones de euros, será mucho más amplia que la actual y mejorará la seguridad de los efectivos desplegados debido a que está ubicada en los límites de la ciudad y no en el centro de la población como hasta ahora. Así, los terrenos de esta nueva base fueron comprados por el Ministerio de Defensa al Gobierno afgano por 2 millones de dólares.