Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña se dirige hacia sus cuartas elecciones en cinco años con multitud de opiniones

Aparece Forcadell, ¿van a presentar a otro candidato? No contesta. Pues salvo sorpresas parece poco probable que así sea. El Portazo de la CUP fuerza la disolución de las cámaras. Casi 100 días después del 27S, y 70 después de la constitución del Parlament, volvemos a hablar de elecciones. Inés Arrimadas: “abocados a nuevas elecciones salvo inventos”. Comienza la cuenta atrás: Si el domingo 10 se disuelve automática y definitivamente el Parlament, en apenas 40 días empezaría la campaña para unos comicios que podrían celebrarse el próximo 6 de marzo.  Una situación que la oposición celebra como la menos mala. Inés Arrimadas: No es una buena noticia, cuatro elecciones en cinco años pero es la situación menos mala teniendo en cuenta la alternativa. Miguel Iceta: Fracaso rotundo de Mas, se ha mantenido una coherencia que ya conocíamos. El PSOE se agarra a su defensa de la reforma constitucional como receta a todos los problemas mientras que el PP por su parte muy optimista, da por muerto a Mas, incluso al proceso independentista. Xavier García Albiol: Punto y final Mal, la decisión de ayer pone en la UCI al proceso independentista y en marzo oportunidad estocada final al proceso de ruptura, no como la mejor solución sino como la menos mala. Todos coinciden en su negativa a saltarse las leyes democráticas y hablan de pactos postelectorales entre los partidos constitucionalistas. Eso sí, cada uno sale a correr de nuevo en esta carrera con el mismo dorsal: No hay nuevas propuestas, y aunque ninguno es oficialmente candidato, no se esperan cambios en los cabeza de lista, salvo el run run sobre el posible salto de Ada Colau a la Generalitat tras los buenos resultados en las generales.