Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carrie Fisher continúa estable tras el infarto que sufrió el 23 de diciembre

Carrie Fisher (27 de diciembre)REUTERS

Coincidiendo con el día de Navidad, la madre de Carrie Fisher, Debbie Reynolds, actualizó en su perfil de Twitter el estado de salud de su hija, asegurando que permanecía estable dentro de lo delicado de la situación: "Carrie está en condición estable. Si hay cambios, lo compartiremos. Para todos sus fans y amigos. Les agradezco sus oraciones y buenos deseos".

El mensaje llega tres días después de que el pasado 23 de diciembre la actriz británica sufriese un paro cardíaco durante un vuelo transatlántico entre Londres y Los Ángeles. Rápidamente fue trasladada a un centro hospitalario, donde fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos, en la que actualmente se encuentra en condiciones controladas.
Según varias fuentes cercanas al suceso, la actriz de 60 años sufrió un paro cardiaco aproximadamente 15 minutos antes de que el avión aterrizara en la ciudad de Los Ángeles. Nada más tomar tierra, los paramédicos llevaron a cabo labores de soporte vital a la paciente antes de que fuese trasladada al hospital.
Amigos, compañeros de profesión y miembros del reparto de Star Wars como Harrison Ford, Mark Hamill, Peter Mayhew, Gwendoline Christie y Warwick Davis expresaron estos días su preocupación por el estado de la actriz británica y transmitieron sus mejores deseos para que Fisher salga pronto de esta situación.