Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino de Carlos Palomino declara que le apuñaló porque "se sintió amenazado"

"Por instinto", ha sido la justificación de Josué E. de la H, presunto asesino de Carlos Palomino. Lo ha hecho ante el juez de la Audiencia Provincial de Madrid. Según el presunto asesino se vio amenazado por "esas personas armadas" que "le produjeron miedo". "Noté que me rodeaban, me dijeron: de aquí no vas a salir, fascista de mierda", ha manifestado en este primer día de juicio.
Así mismo ha negado que ese día acudiera a la manifestación convocada de Democracia Nacional y ha asegurado que a Villaverde a cenar con unos amigos.
Pancartas exigiendo justicia
Y ante este primer día, la Audiencia de Madrid, se cercaba con amigos y familiares de Carlos Palomino. Todos pedían justicia por el asesinato del joven de 16 años que perdió la vida el 11 de noviembre de 2007 en le metro de Legazpi, cuando se dirigía a sabotear una manifestación fascista.
La Sección Primera de los tribunales madrileños será el lugar donde preste declaración el presunto autor de las puñaladas. Lugar que este lunes se encuentra rodeado por un amplio dispositivo policial por la presencia de un centenar de amigos de la víctima que entre gritos, lanzan insignias como "Carlos, hermano, nosotros no olvidamos" o "Vuestro asesinato no quedará impune".
Cárcel para Josué
La Fiscalía pide 29 años, 17 años por un delito de asesinato y otros 12 por tentativa de homicidio contra el Alejandro, el amigo de Carlos que intentó arrebatarle el arma, recibiendo una puñalada de la que se recuperó tres meses más tarde.
Por su parte, el abogado de la familia de Palomino solicita para Josue 37 años de prisión, 20 por el delito de asesinato, cuatro por un delito de amenazas, tres por tenencia ilícita de armas y diez por una tentativa de homicidio. Además, reclama la responsabilidad subsidiaria del Ministerio de Defensa porque el arma del crimen era una navaja de maniobras del Ejército español.