Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caja Madrid y Bancaja acuerdan una "fusión fría" y darán lugar a la primera caja española

Caja Madrid anunció a finales de mayo su integración en un SIP con Caja Ávila, Caja Segovia, Caja Rioja, Caixa Laietana y La Caja Insular de Ahorros de Canarias, operación que situaba al grupo como el segundo del sector de las cajas, con un volumen de activos de 227.000 millones de euros.
Tras la integración de Bancaja, que cuenta con 111.459 millones de euros en activos, el grupo liderado por Caja Madrid sumaría un total de 338.000 millones de euros en activos y desbanca a 'La Caixa' y Caixa Girona como primera caja de ahorros, con casi 280.000 millones de euros.
Caja Madrid y Bancaja, hasta ahora segunda y tercera entidad del sector, han convocado sus consejos de administración a las 19.00 horas para explicar la integración, que contaría con el visto bueno del Banco de España.
El deseo del nuevo presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, era situar a Caja Madrid como líder de las cajas de ahorros y escalar posiciones dentro del sector financiero. Tras la integración, Rato podría ocupar la presidencia del nuevo grupo, mientras que el presidente de Bancaja, José Luis Olivas, ocuparía la vicepresidencia. La sede social podría trasladarse a Valencia, pero la operativa estaría en Madrid.
El acuerdo entre ambas cajas se ha alcanzado a falta de cinco días para que finalice el plazo para solicitar al Banco de España la ayuda del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que expira el 30 de junio.
Sistema Institucional de Protección

El SIP de las siete entidades tendrá en total 4.500 oficinas, en su mayoría procedentes de Caja Madrid, que cuenta más de 2.000 sucursales, y tendrá una plantilla compuesta por unos 22.600 empleados.
El grupo catalán, por su parte, contará con aproximadamente 6.000 oficinas, de las que 5.326 proceden del Grupo 'La Caixa', y con más de 28.000 empleados, de los que 27.505 procedente de la entidad que dirige Isidro Fainé.
La unión mediante una SIP, conocido como 'fusión fría', permite a las entidades conservar su personalidad jurídica, actividad comercial e identidad corporativa en sus territorios de origen, así como sus órganos de gobierno y la gestión de la obra social.
Nueve entidades fuera del proceso
Bancaja formaba parte del reducido grupo de diez entidades que aún no han encontrado pareja en la reestructuración del sector financiero. Tras su integración con Caja Madrid, sólo quedan sin emperejarse Ibercaja; las tres cajas vascas (BBK, Vital y Kutxa); las católicas Caja Círculo y Caja Inmaculada (CAI) y Caixa Ontinyent y Caixa Pollença.
Fuentes del sector han indicado que la valenciana, Ontinyent, y la balear, Pollença, serán las únicas entidades que se mantendrán independientes tras la reestructuración. Asimismo, han apuntado que Ibercaja y CAI, ambas aragonesas, podrían rubricar una integración dentro de la misma región, y que las cajas vascas podrían retomar más adelante su frustrado proceso de integración. De este modo, el sector, compuesto hasta ahora por 45 entidades, quedaría reducido a la mitad.