Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caja Duero aprueba la fusión con Caja España

Como era previsible después de anunciarse el apoyo de las principales fuerzas políticas y de colectivos como el empresarial, el proceso continúa adelante y está previsto, según las fechas que maneja la dirección de Caja Duero y Caja España, que dentro de un mes, en torno al 14 de julio, se oficialice la fusión.
Los votos en contra en la sede salmantina han llegado de manos de los asamblearios integrantes de la sección sindical de UGT en Caja Duero y de algunos de los impositores de una asamblea compuesta por 120 miembros, en la que han estado todos menos el consejero Vicente de la Peña que se ha ausentado por "motivos personales", y que pasará a ser de 160 consejeros para adaptarse en número a la existente de Caja España.
Las 40 plazas vacantes serán ocupadas con el porcentaje actual de representación. Los impositores tendrán 14 nuevos representantes; corporaciones locales, 13; Cortes de Castilla y León, 6; empleados, 5; y entidades de interés general, 2.
La próxima asamblea ya será con la presencia de las dos entidades y, según Fermoso, está previsto que tenga lugar antes del mes de agosto. Previamente, en la primera quincena de julio, se procederá al primer consejo de Administración con los 34 consejeros de las dos cajas, que ya elegirán al presidente y las comisiones delegadas.
Respecto a otras decisiones como la nueva marca comercial, el uso de un tipo de cartillas o de tarjetas único para las dos entidades, que actualmente es distinto, o la estrategia comercial común se irá decidiendo durante los próximos meses.
La nueva marca podría llegar dentro de dos años
El director general de Caja Duero, Lucas Hernández, ha explicado que armonizar la política comercial es una tarea "prioritaria" frente a otras decisiones como la de la nueva marca, que podría retrasarse hasta dos años, hasta entonces podrían convivir con los dos nombres actuales.
En este tiempo, tanto Fermoso como Hernández no descartan que se puedan producir nuevas negociaciones con otras cajas. El proceso de reestructuración bancario y de cajas "va a continuar" y "si hacemos los deberes, podremos presentar nuestra candidatura a otros procesos de una segunda ronda, que se va a producir", ha indicado el director general.
Hasta entonces, los máximos dirigentes de Caja Duero han señalado que la nueva entidad ya se ha puesto en marcha con el apoyo de las asambleas y que "nace con fortaleza y entusiasmo", colocándose en el octavo lugar de las cajas más importantes del país. Atrás queda el periodo de "reflexión, análisis y debate" y se afronta una nueva etapa cimentada con un plan de viabilidad "creíble, viable y riguroso", ha destacado Lucas.
"La ventanilla del Frob"
El presidente de Caja Duero ha subrayado que la fusión con Caja España "es la mejor de las posibilidades para seguir adelante" frente a otros procesos "improvisados" que se están llevando a cabo por otras entidades con el propósito "simplemente" de "llegar a la ventanilla del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria)".
En este sentido, Julio Fermoso ha apuntado que salvo "seis u ocho cajas" el resto está inmerso en algún proceso de reordenación. De ellos, ha destacado que algunos como el de Galicia y el de Caja Duero y Caja España "están definidos" frente a otros, de tipo Sistema Institucional de Protección (SIP), que generan "ciertas indefiniciones".
El presidente de Caja Duero ha insistido en su apoyo a la fusión frente a los SIP porque estos últimos están marcados por la "incertidumbre". Por ejemplo, ha señalado que "no tienen definidas las competencias de los consejos".
200 personas se manifiestan en contra de la fusión
Y con motivo de la aprobación de la fusión entre ambas cajas, unas 200 personas se han concentrado frente a la sede de Caja Duero para protestar por la decisión. Los asistentes de esta iniciativa popular, liderada por la plataforma 'Está en mi mano', aplaudieron la entrada de los asamblearios de UGT y de algunos impositores que ya anunciaron previamente su voto en contra del proceso y gritaron "no a la fusión" ante la presencia del resto.
Entre las personas que se concentraban junto a las puertas, con presencia policial, se encontraba el ex director general de Caja Duero, Alfonso Mielgo, que precedió en el cargo a Lucas Hernández.
Mielgo ha explicado que oponerse al proceso es "defender los intereses de Salamanca" porque "hay otras fórmulas y soluciones" para adaptarse a la situación actual sin perder las señas de identidad, una situación que no se dará en este caso pues, según él, Caja Duero "va a perder todo".
Por su parte, el portavoz de la plataforma 'Está en mi mano', José Ramón Alonso, ha insistido en que hay "mucha gente" que se opone a la fusión y que si sale adelante es por la presencia en las cajas de representantes con "marcado carácter político" que "van a seguir las instrucciones".