Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CUP se mantiene: "No cambiamos según el número de detenidos de CDC"

Antonio Baños, celebra los resultados de la CUPEFE

El próximo líder de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, ha reiterado este viernes su rechazo a investir a Artur Mas presidente de la Generalitat pese a la reciente operación policial: "No vamos cambiando nuestras posiciones políticas en función del número de detenidos de CDC".

Lo ha dicho a la prensa tras asistir a la comparecencia de Mas por la operación Petrum aunque la CUP no tiene voz en la Diputació Permanent --órgano de la cámara que funciona hasta que se constituya la nueva legislatura--; y, si la CUP estuviera en la Diputació, hubiera intervenido uno de sus diputados en funciones pero no Baños, que es diputado para la próxima legislatura.
Baños ha explicado a los periodistas que ven al presidente en el mismo lugar donde le han visto desde antes de la campaña de las elecciones catalanas: "No nos hemos movido ni una coma respecto a la figura política de Mas".
Ha constatado que la CUP, ante "este juego entre la corrupción de CDC y la guerra del Estado", no está en un bando u otro, sino que critica a ambos.
Pensar en el futuro
Al preguntársele de nuevo si investirán a Mas, ha dicho que están "dispuestos a hablar de cualquier solución que visualice que el próximo Govern que se instaurará será de transición republicana", y apuestan por que no se reduzca a una sola ideología o nombre.
"Si queremos hacer la primera legislatura de la república, Mas ha de entender que han de participar más figuras e ideologías, porque no puede ser que un proceso que es inclusivo, con dos millones de votos, se reduzca a una figura ni un solo nombre", ha defendido.
Respecto a la operación de la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil, ha valorado que "existe una guerra sucia del Estado hacia el proceso independentista como creo que es evidente por las filtraciones periodísticas la 'pena de telediario' ante registros y detenciones".
"Somos independentistas, no para salvar a CDC de sus males, sino para hacer limpieza", ha sentenciado.