Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas prevé la recuperación de la economía española en 2011

Tras un dato poco esperanzador en España, como el del paro, la Comisión Europea alerta a España de su situación así como de las medidas adoptadas para el futuro año.
La economía española se contraerá un 3,7 por ciento este año y experimentará una caída adicional del 0,8 por ciento en 2010, seguida de una "moderada recuperación" del 1 por ciento en 2011, año en el que el paro alcanzará el 20,5 por ciento de la población activa, según las previsiones económicas publicadas por la Comisión Europea.
La crisis en España será más prolongada que en el resto de Estados miembros debido a la lentitud del ajuste en la construcción. Mientras que la UE y la eurozona, así como Francia, Alemania e Italia, ya han salido de la recesión, en España la vuelta al crecimiento positivo se retrasará un año, hasta el tercer trimestre de 2010. Sólo Letonia, Lituania y Bulgaria tardarán tanto como España en recuperarse.
El paro aumentará
La contracción de la actividad económica provocará que el paro en España siga aumentando hasta situarse en el 17,9 por ciento de la población activa este año, el 20 por ciento en 2010 y el 20,5 por ciento en 2011, la tasa más alta de toda la UE que además duplica la media comunitaria.
El déficit público se disparará hasta el 11,2 por ciento del PIB este año y se mantendrá en torno al 10 por ciento en 2010 debido a la caída de los ingresos fiscales, al aumento de las prestaciones por desempleo y a las medidas anticrisis, mientras que la deuda aumentará del 39,7 por ciento en 2008 hasta el 74 por ciento en 2011. "Hay un riesgo de que se debilite la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas", resaltó el Ejecutivo comunitario.
Toque por la subida del IVA
La Comisión ha alertado, además, de que existen riesgos a la baja para estas previsiones. En particular, Bruselas ha destacado que "algunas de las recientes medidas fiscales anunciadas en la ley de presupuestos de 2010, como la eliminación de devoluciones fiscales (en referencia a los 400 euros) y los incrementos del IVA, pueden tener también un impacto negativo en el consumo privado".
Además, "un incremento en los impagos de hipotecas podría poner en riesgo la corrección de las balanzas de los bancos muy expuestos al sector de la construcción, lo que podría tener un impacto negativo en la economía real".
El Ejecutivo comunitario subraya que el exceso de oferta en el sector e la construcción, debido al gran número de viviendas pendientes de vender, se verá agravado por la disminución de la demanda debido a factores demográficos. "Como resultado, el proceso de ajuste en el sector de la construcción se prolongará más de lo esperado", señala Bruselas. De hecho, el sector de la construcción se contraerá más del 10 por ciento en 2010 y casi un 4 por ciento en 2011.
Inflación positiva en 2010
La inflación en España se situará en el -0,4 por ciento en 2009 pero volverá a territorio positivo el año que viene (0,8 por ciento) y alcanzará el 2 por ciento en 2011, superando así la media de la eurozona (1,5 por ciento).
Ello significa, según destacó Bruselas, que "no se cerrará la brecha de competitividad con el resto de la eurozona" y refleja "un mal funcionamiento de los mercados de productos, especialmente servicios".
De hecho, la Comisión subraya que España ha seguido perdiendo competitividad durante la crisis porque los salarios han crecido por encima de la productividad debido a las cláusulas de revisión. A juicio de Bruselas, "la competitividad podría recuperarse a través de la moderación salarial".
De hecho, la productividad de la economía española aumentará un 5,5 por ciento en 2009 debido a la contracción de las actividades de baja productividad como la construcción. Pero volverá a desacelerarse hasta alrededor del 0,75 por ciento de media en 2010 y en 2011, por lo que Bruselas ve imprescindible apostar por la innovación y la inversión en las empresas, fomentar la formación de los trabajadores y aumentar la competencia.