Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas culpa a los aeropuertos del caos aéreo

La Comisión Europea ha responsabilizado a los aeropuertos europeos por el caos provocado tras el temporal de viento y nieve que ha azotado Europa y obligado a cancelar miles de vuelos. Por eso, ha anunciado que convocará una reunión con los máximos responsables de estos aeropuertos para pedirles explicaciones por la "inaceptable" falta de previsión.
El vicepresidente de la Comisión, Sim Kallas, admite que hay que tener en cuenta las condiciones meteorológicas para no poner en riesgo la seguridad de los pasajeros y que compete a los Estados miembros la responsabilidad de fijar planes de emergencia ante graves temporales. Sin embargo dice que su preocupación ha ido en aumento al ver los "problemas relacionados con la infraestructura" que necesitan las aerolíneas para operar, en referencia a los aeropuertos y sus gestores.
También ha asegurado que quiere conocer la opinión de los operadores de aeropuertos y estudiar la respuesta que se ha dado en cada punto de Europa para examinar todos los pasos de la cadena, identificar "las lagunas y carencias" y asegurarse de que no se repiten.
La portavoz de Kallas ha dicho que no hay denuncias formales por parte de las aerolíneas, pero ha admitido que en los contactos constantes que Bruselas mantiene con compañías, aeropuertos y otros interesados sí ha recibido algunas "quejas" de parte de compañías aéreas, sin precisar cuáles. El Ejecutivo comunitario no descarta medidas legislativas el año que viene para garantizar una mejor preparación de los aeropuertos frente a nevadas y otras perturbaciones meteorológicas.
Comienzo de la jornada
La jornada ha comenzado con la reapertura de Gatwick que había cancelado todas sus salidas hasta las seis de la mañana a causa de la intensa nieve caída en las últimas horas. El titular británico de Transportes, Philip Hammond, suavizó ayer las normas para permitir que realicen vuelos nocturnos durante esta noche en un intento por desbloquear el aeropuerto de Heathrow.
El aeropuerto de Francfort, el de mayor tráfico entre los aeródromos continentales europeos, permanece cerrado desde la pasada madrugada tras una nueva nevada que ha obligado a paralizar tanto los aterrizajes como los despegues.
La nueva nevada sorprendió a Fraport, la empresa gestora del aeropuerto de Fráncfort, ya que desde ayer se suponía que la nieve iba a remitir y se contaba con restablecer hoy la normalidad en los vuelos.
Esta nueva interrupción del tráfico aéreo en Fráncfort sucede a la jornada de relativa normalidad de ayer, en que remitieron los retrasos y cancelaciones en los principales aeródromos de Alemania. Desde el viernes y hasta ayer se habían cancelado en Fráncfort unos 1.900 vuelos, lo que dejó retenidos a miles de pasajeros de tránsito hacia otros destinos.
Alemania
Alemania lleva tres semanas con una capa de nieve que dificulta el tráfico rodado y aéreo, ha provocado el cierre de centenares de colegios y dejado desabastecidas algunas gasolineras.
El aeropuerto de Bruselas se mantiene operativo este martes pese a haber anunciado el día anterior su cierre hasta el miércoles por la escasez del líquido anticongelante que se emplea para las alas y la cola de los aviones, aunque la mitad de los vuelos de salida programados para este martes hasta las 12:00 horas aparecen cancelados o registran retrasos.
"Debido a condiciones meteorológicas excepcionales algunos vuelos han sido retrasados o cancelados este martes 21 de diciembre", según informa el aeropuerto en su propia página.
Otros aeropuertos del país, como el de Lieja o el de Charleroi se han ofrecido a operar vuelos, si bien han advertido de que su capacidad y personal es mucho más limitada.
3.500 cancelaciones
Según un portavoz de la Organización Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol), ayer operaron en Europa unos 22.500 vuelos, en lugar de los alrededor de 26.000 que lo hacen habitualmente, y la mayor parte de los 3.500 vuelos anulados correspondió a Reino Unido, Francia, Alemania y Bélgica.
Ayer, a causa de la nevada caída en País y por la falta de conexiones con otros aeropuertos europeos, en Charles de Gaulle y Orly se anularon el 30% de las conexiones previstas.
Dormir en el aeropuerto
Unas 4.000 personas tuvieron que dormir la noche pasada en los dos aeropuertos de París y en varias estaciones de ferrocarril de la ciudad por la imposibilidad de tomar los aviones o los trenes a causa del temporal de nieve en Europa.
La ministra francesa de Ecología, Nathalie Kociusko Morizet, ha explicado en una entrevista a la emisora de radio 'France Info' que unos 3.000 pasajeros habían tenido que pasar la noche en las terminales del aeropuerto de Roissy Charles de Gaulle, 400 en Orly y varios cientos más en las estaciones de tren de la capital.Por su parte, la compañía Air France ha señalado que espera una mejoría durante el día.
Más vuelos cancelados en España
El temporal que afecta al centro y norte de Europa ha obligado a cancelar 86 de los 1.046 vuelos programados este martes entre aeropuertos españoles y distintos puntos de Alemania, Francia, Bélgica y Reino Unido, según los últimos datos facilitados por AENA hasta las 13.00 horas.
Además, continúan las regulaciones por el mal tiempo en los aeropuertos de Londres, París, Fráncfort, Amsterdam, Praga y Luxemburgo, entre otros, con lo que se generan retrasos en las conexiones con estos puntos.
Según los últimos datos de la Agencia Europea para Seguridad en la Navegación Aérea (EUROCONTROL), hay retrasos de hasta 7 horas en las operaciones en el aeropuerto de Fráncfort y de 6 horas en el de Londres Heathrow.
AENA ha recordado que en el aeropuerto de Bélgica no se garantiza la salida de los vuelos hasta el día 22 de diciembre debido a la falta del líquido de descongelar que se utiliza para limpiar los aviones.